Publicado por Alejandro Marticorena el 3 Junio, 2011

Uno de los temas clave que las empresas necesitan saber al momento de iniciar una campaña de marketing, comunicación o publicidad en medios sociales es cómo saber qué usuarios son realmente influyentes en las redes de manera de centrar su atención en ellos, ya que –entre otras cuestiones– la opinión que ellos publiquen acerca de la empresa o de cualquiera de sus productos o servicios incidirá, hacia uno u otro lado de la “balanza”, en el resto.

Para medir la influencia de quienes tienen cuenta en Twitter, Facebook y otras redes existen varias herramientas, aunque la que parece estar entre las más completas en su método de medición es Klout.

Sin embargo, parece que esta herramienta agregó hace poco una facilidad que generó algo de polémica: la introducción de “+K“, una opción por la que a partir de ahora cualquier persona puede calificar, de acuerdo nada más que a su opinión, qué usuarios son influyentes en las redes (sigue).

En el blog TICBeat encontré un post bastante claro a este respecto, donde explican que si bien Klout fue respetado porque sus scores “son el resultado de un extenso algoritmo que mide la influencia online de unos usuarios sobre otros“, capaz de calcular incluso “qué tan probable es que los tweets sean retwitteados“, lo cierto es que incluir la posibilidad de que cada usuario introduzca una valoración subjetiva (y creo que de esto se trata la crítica) podría distorsionar y volver inexacto el score y el grado de influencia real de una persona en las redes.

Esto, obviamente, impactaría negativamente sobre la posibilidad de una compañía para medir el impacto real, cualitativa y cuantitativamente hablando, de una campaña de marketing, de comunicación e incluso publicitaria, en los medios sociales.

El nuevo elemento que distorsionaría –según los críticos de esta facilidad– la medición de las influencias consiste concretamente en  señalar mediante un click, en una escala del 1 al 5, qué personas uno considera que nos han influido “de alguna manera” (el post, al menos, no explica de cuál). TICBeat argumenta que “para algunas personas esta no es una muy buena idea, porque se pueden dar muchos casos absurdos en que se señale a usuarios como influyentes en temas en los que realmente no lo son (famosos citados como influyentes en análisis de social media por ejemplo)“.

Pareciera que la tendencia que se viene observando de ofrecer la posibilidad de que los usuarios de las redes manifiesten su aceptación sobre los contenidos que ven (el “me gusta” de Facebook, el botón “+1″ de Google o, incluso, el RT en Twitter) quiso ser emulado en este servicio, pero a costa de abrir una discusión acerca de la eventual distorsión de resultados presuntamente exactos sobre las anteriores mediciones de influencia.

¿Ustedes qué piensan? ¿Fue un acierto o un error de parte de la gente de Klout otorgar la posibilidad de que la gente añada a la medición algorítmica y objetiva su propia subjetividad acerca de la influencia social en las redes? ¿Conviene añadir un elemento “humano” a la pura medición algorítmica sobre la influencia?

Acerca del autor

Hola. Soy el editor de este blog, trabajo desde marzo de 2009 en la Gerencia de Comunicaciones Internas de Telefónica y desde febrero de 2007 mi trabajo es "alimentar" de contenidos a Tendencias Digitales, el primer blog corporativo de una empresa de servicios públicos en la Argentina. Aquí hablamos de TICs, social media y cualquier iniciativa del Grupo Telefónica que nos parezca un aporte a las conversaciones del ecosistema digital y al interés de nuestros lectores. Si querés saber más sobre mi trayectoria profesional, te invito a ver mi perfil en LinkedIn. Me gusta escribir, reír y trabajar con un buen clima laboral. Tengo un hijo de 18 años, soy actor amateur y me apasiona la aviación. Bienvenido a Tendencias Digitales.

Alejandro Marticorena escribió 688 artículos en este blog.