Publicado por Alejandro Marticorena el 11 Diciembre, 2015

Si bien es cierto que abundan los estudios de hábitos y consumos online, no es muy frecuente que haya estudios segmentados estudiando una muestra tomada exclusivamente en la Ciudad de Buenos Aires.

A propósito de esto: la gente de Visión Empresarial Comunicación realizó un estudio sobre 150 hombres y mujeres porteños con una edad promedio de 32 años. Son, por lo menos, los datos que informan aquí, sin dar muchas más precisiones de la muestra estudiada.

Usos y costumbres de la vida online porteña

Algo que ilustra acerca del uso que se le da a Internet son las actividades más frecuentes en la red.

¿Qué es lo que más hacen (hacemos) los porteños cuando nos conectamos?

Según el estudio, revisar las casillas de correo electrónico: un 35% de los encuestados ubicó esa actividad como la número uno. Lo cual, claro, habla no sólo de la masividad sino, fundamentalmente, de la popularidad de esta herramienta de comunicación.

En “un cercano segundo lugar“, según la nota linkeada más arriba, está el ingreso a redes sociales (Facebook, Instagram y YouTube, las preferidas) con un 33%, mientras que -bastante más lejos- un 7% aseguró que lo que más hacen es “chatear a través de servicios de mensajería instantánea“. Y la lista se completa con actividades tales como leer noticias, escuchar música y realizar transacciones de comercio electrónico, entre otras.

Y ya que mencionamos a las redes sociales, el dato (previsible, quizás, por su masividad) es que la más utilizada es Facebook, por un 72% de los encuestados, seguida por Instagram, YouTube y Twitter.

Ítems tales como desde dónde se conectan los integrantes de la muestra estudiada aportan datos interesantes. Así, el estudio arrojó que la mayoría (un 40%) lo hace desde sus smartphones (lo cual no hace sino confirmar tendencias ya observadas por otros estudios en cuanto a la preponderancia de lo mobile para navegar por la web); un 33% lo hace desde su PC; otro 25% desde su notebook y un exiguo 0,81% utiliza tablets.

Y hay otro parámetro igualmente interesante. Si ya vimos qué es lo que más hacemos online y desde dónde lo hacemos, es bueno saber durante cuántas horas por día lo hacemos.

Así, el estudio arrojó que la mayor parte de los encuestados (un 44%) dedica a estar online entre dos y seis horas por día, pero hay otro segmento de un 20% de la muestra utilizada (nada despreciable, por cierto) que lo hace alrededor de nueve horas por día.

Este parámetro se completa con un 18% que serían los heavy users de Internet, que pasan más de 10 horas por día conectados, y en el otro extremo los que apenas lo hacen, un 15% del total, cuya conectividad diaria se reduce apenas a una horadiaria.

Informarse, ver TV, escuchar música

Por otra parte, ¿cómo nos informamos los porteños? el sondeo detectó que uno de cada tres lo hace ingresando a diarios online; un 31% utiliza para eso las redes sociales (dato no menor para los editores periodísticos, claramente), y un 18% prefiere la TV.

Por último, el estudio analizó dos clases de consumos online entre los encuestados porteños: TV y música.

Respecto de la primera, el 30% declaró mirar programas online al menos durante dos horas diarias; un 29% durante una hora por día, y un minoritario (aunque intensivo) 17% del total aseguró ver la tele por Internet durante cuatro horas diarias. Y, finalmente, respecto de la música online, una amplia mayoría (72%) declaró usar aplicaciones o plataformas de streaming de música, estilo Spotify.

Imagen: @Rock1997, distribuida con Licencias Creative Commons CC BY-SA 4.0, CC BY-SA 3.0, CC BY-SA 2.5, CC BY-SA 2.0 y CC BY-SA 1.0.

Publicado por Alejandro Marticorena el 9 Diciembre, 2015

Marcello Dantas fue curador de la muestra “Ecosistema de la Comunicación“, que acaba de terminar y estuvo expuesta desde principios de julio en el Espacio Fundación Telefónica.

Su currículum dice que es un conocido diseñador y curador de exposiciones, director de documentales desde 1986, que se graduó en Cine y Televisión en New York University y que hizo una maestría en Telecomunicaciones Interactivas en la misma universidad. Ademàs, estudió Historia del Arte en Florencia y Diplomacia en Brasilia. En sus actividades multidisciplinares el arte, la curaduría, la dirección y la producción se juntan en áreas diversas, pero siempre orientadas a la convergencia entre arte y tecnología. En el 2006 fue el director artístico del Museo interactivo de la Lengua Portuguesa en São Paulo.

Nos pareció interesante entrevistarlo, poco antes de su última conferencia en el Espacio Fundación Telefónica, para que nos hablara sobre su visión acerca del Big Data, los impactos y desafíos de la tecnología en la sociedad actual, y sobre la revolución digital que atraviesa todas las capas de la vida social.

Y nos contestó con algunas afirmaciones provocativas. Por ejemplo: consultado sobre cómo imagina las comunicaciones en 2020 nos dijo “exactamente como están aquí hoy“. O bien la que dió título a este post, “la revolución digital ya terminó, no existe más“. O esta otra: “nos estamos transformando en una especie de software“.

O, refiriéndose al Big Data: “con mucha estadística, con muchas evidencias, se puede probar cualquier cosa: entonces la cuestión es con qué intención uno va a buscar una verdad en Big Data, porque se va a enocntrar una verdad. Todas las verdades habitan el Big Data“.

Aquí, la entrevista. Como imaginarás, vale la pena verla.

Publicado por Alejandro Marticorena el 3 Diciembre, 2015

En lo relativo a salud y cómo las tecnologías pueden ayudarnos a cuidarla… no sólo de apps vive el hombre. O la mujer.

Y esto viene a colación porque, más allá de que nuestro compañero Ignacio Forciniti publicó dos posts bajo el título “Un panorama de las mejores aplicaciones móviles para cuidar nuestra salud” (parte I, y parte II), lo cierto es que Internet es pródiga en contenidos relacionados con la salud, sus cuidados, las enfermedades, los tratamientos, y un largo etcétera.

Ahora bien: si hablamos de superabundancia de información contenida en millones de páginas web tenemos que decir también, nobleza obliga, que muchas veces la calidad y fiabilidad de muchos de los contenidos sobre salud que están al alcance de un click no son precisamente de los más “celebrados” por la comunidad médica.

Toda información relacionada con salud disponible en Internet presenta un beneficio pero a la vez un riesgo. El beneficio es, justamente, su libre disponibilidad. Pero eso es a la vez un riesgo, y al menos por dos motivos.

El primero, porque el ser humano tiende a ser “cómodo”. Y para muchas personas es mucho más cómodo consultar una página web… que a su médico, lo cual implica pedir un turno, esperar varios días, asistir al consultorio, esperar a ser atendido, etcétera. Y siempre (huelga decirlo) es preferible la palabra del médico que sabe cuál es nuestra dolencia particular y, quizás, conoce nuestra historia clínica… antes que una página web que ofrece información generalizada a un público indeterminado y heterogéneo.

Y en segundo lugar porque mucha de la información disponible en la web no cuenta con la supervisión (y por lo tanto, menos aún con el aval) de profesionales de la medicina. Y puede tratarse de información poco precisa, inexacta o, directamente, falsa.

Wikicardio, en el corazón del saber

Sin embargo, una iniciativa argentina podría ser el puntapié inicial para cambiar este estado de cosas, al menos en lo relacionado con la cardiología.

En efecto, hoy se supo que la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) desarrolló una enciclopedia online multimedia sobre asuntos cardiológicos que cuenta con la supervisión y el aval de esa entidad.

Esa enciclopedia se llama Wikicardio y “contiene información basada en evidencia científica, ilustrada con imágenes que facilitan la comprensión de temas como factores de riesgo, medidas de prevención, síntomas, estudios de diagnóstico, medicamentos, enfermedades y tratamientos, entre otros“, según se informa aquí.

En este video, de apenas 95 segundos de duración, se resumen las características de Wikicardio.

¿Cómo se hizo?

El camino que llevó a la construcción de este “primer sitio web gratuito en español con información confiable sobre temas cardiológicos en forma sintética y comprensible“, según la SAC, fue un estudio realizado por un grupo de especialistas del Consejo de Epidemiología y Prevención Cardiovascular de ese organismo sobre 1.135 pacientes, del que surgió que “prácticamente la mitad de los usuarios de la web (el 45,4%) no confía en los contenidos sobre salud, pero llamativamente, el 57,8% reconoció que la información hallada podría influir sobre sus conductas. Además, 8 de cada 10 encuestados (79,3%) manifestaron que les gustaría contar con una página web avalada por su médico en la que pudieran obtener contenidos confiables“, según se informó.

Más tarde, sobre la base de los resultados obtenidos el equipo de la SAC identificó los términos sobre cardiología más buscados en la web, “y se les solicitó a 145 profesionales prestigiosos pertenecientes a los 20 Consejos Médicos de la SAC que desarrollaran con absoluto rigor científico pero en palabras accesibles el significado de cada uno de ellos y de las enfermedades más prevalentes de cada subespecialidad“.

Wikicardio contiene más de 200 temas cardiológicos “a los que se puede acceder por búsqueda manual, mediante un índice alfabético o a través de su buscador, desde 400 entradas diferentes“, y ofrece “datos respaldados por estudios clínicos internacionales sobre los principales 100 fármacos de uso frecuente“.

Publicado por Alejandro Marticorena el

Lo bueno de editar un blog con la historia que tiene Tendencias Digitales (en febrero cumpliremos nueve años) es que uno ya dispone de un importante archivo con producción propia.

Entonces, muchas veces se puede tener noción de cuánto hace que ciertas cosas, que parecen muy nuevas, en realidad tienen su origen en hechos (o anuncios) que datan de años atrás.

Es lo que sucede, por ejemplo, con notas como las que se comentan aquí. Se informa que la compañía surcoreana Samsung acaba de patentar “dispositivos móviles que se pliegan y se enrollan“, a partir de información publicada al parecer originalmente en el sitio Patently Mobile.

En efecto, la información difundida asegura que “se trata de móviles capaces de enrollarse y plegarse“, entre los cuales hay “un teléfono inteligente que puede doblarse en distintas secciones para entregar diversas funcionalidades, por caso, convertirse en una tablet“.

La cuestión es que, evidentemente, la novedad consistiría “apenas” en el patentamiento de tales dispositivos… pero no en los planes de Samsung.

En este post de hace casi cuatro años comentábamos algunos proyectos que diversas empresas -entre las que se contaba la surcoreana- donde no sólo mencionábamos el proyecto de dispositivos con pantallas táctiles flexibles: publicábamos el video que ves abajo, donde Samsung muestra, como comentábamos por entonces, “ni más ni menos que una tablet con pantalla AMOLED táctil, flexible y transparente. Mejor dicho: una tablet que es una pantalla AMOLED táctil, flexible y transparente“.

Y, claro: Samsung no es ni la única empresa que hace cuatro años (o más) ya pensaba en dispositivos flexibles, ni la única que publicaba videos demostrativos. En ese mismo post que publicamos en 2011 mostrábamos el video siguiente, que Sony ya había puesto online en mayo de 2010.

¿Es que no hay nada nuevo bajo el sol? Sí. Sólo sucede que lo que a primera vista parece nuevo, en realidad no lo es tanto.

Imagen: @Plastic Logic, distribuida con licencia CC BY-SA 2.0.

Acerca de
Tendencias Digitales es el primer blog corporativo de Telefónica de Argentina. Desde 2007 analizando tecnología, empresa y sociedad en la era de los medios sociales
Calendario
Diciembre 2015
L M X J V S D
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Categorías