Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 4 Septiembre, 2015


Hasta hace un tiempo, quién quería tener fotos o videos de buena calidad debía cargar con pesadas cámaras y horas de práctica. Sin embargo, la digitalización permitió ir simplificando los procesos para el usuario, y mientras tamaño y calidad iban mejorando en forma inversamente proporcional, nos fuimos olvidando de ciertas cosas que hoy suenan a reliquia, como el rollo o la práctica del revelado.

Sin embargo, tamaño, peso y calidad de los dispositivos no fueron los únicos aspectos en los que la tecnología produjo cambios sustantivos a la hora de hablar de capturar imágenes. La cuestión del observador, el punto de vista o la perspectiva en video y fotografía es también objeto de interesantes cambios.

De unos años para acá el monopod dejó en el pasado la necesidad de pedir a un desconocido que nos saque una foto, y más recientemente el “palo para autofoto” o selfie stick –como se lo conoce más comúnmente-, generó una verdadera revolución que es fácilmente palpable en cualquier punto turístico al que uno vaya.

La era de las dronies

Sin embargo, la cuestión de la autofoto a la distancia acaba de dar un nuevo y trascendental paso adelante cuyo nombre es una mezcla de inocencia y sensualidad: Lily. ¿Qué es Lily? En realidad, Lily Camera –tal es su nombre completo- es un drone que fue creado con el objetivo de volar solo y seguir a su dueño. El usuario porta un dispositivo GPS en la muñeca o en el bolsillo, y se deja seguir por los aires mientras se graban cada uno de sus movimiento gracias a una Sony’s IMX117 1, con capacidad de captar videos Full HD 1080p a 60 cuadros por segundo, y un estabilizador digital de imagen. Como sus creadores saben bien que mucha gente no estaría interesada en todo esto solo  para ver un video mudo, incorporaron además la toma de audio en el localizador.

Lo realmente disruptivo está en la tecnología que controla a Lily Camera. El usuario nunca va a tener que manejar el robot. De contextura robusta y a prueba de agua, puede alcanzar una velocidad de 40 kilómetros por hora y ascender a una altura de 15 metros. Tanto ‘Lily’ como el localizador son resistentes al agua en grado IP6, una característica ideal para los amantes de la aventura y los deportes extremos.Sus partes internas incluyen un acelerómetro, giroscopio de tres ejes, barómetro, GPS, y cámaras en su parte superior e inferior. Sin embargo, tiene una debilidad y es su batería, ya que solo ofrece 20 minutos de autonomía.

Más allá de esto, según comentan sus creadores, en un futuro se incorporará un sistema de reconocimiento facial que se utilizará para el rastreo de la persona, un concepto que comenzó a desarrollar una empresa británica en un drone especial llamado Zano.

A sus jóvenes 22 y 23 años, los creadores de Lily, AntoineBalaresque y HendryBradlow pretenden cambiar la forma en que se sacan fotos y su fórmula es, “throw&go”. Para iniciar el vuelo, solo hace falta lanzarla al aire, mientras que para que aterrice hay que pulsar el botón de aterrizaje que hay en el rastreador de muñeca.

Y aunque suele ser complejo para una startup adquirir piezas de alta gama como las que conforman a Lily, el asunto se hace cuesta abajo cuando los promotores de la compañía incluyen a un ex empleado de alto rango de GoPro y un ejecutivo de Dropcam.

Su lanzamiento está previsto para Febrero de 2016. Hasta entonces su precio es de 499U$D, luego hará un salto a 999U$D.

Así que ya sabes, en poco tiempo más, será recomendable sonreír todo el tiempo, ya que alguna Lily puede estar en el aire, incluyéndote en su imagen.

Imagen: @succo by license CC0 Public Domain

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 15 Junio, 2015

En un tiempo llamativamente breve, muchos de nosotros hemos pasado de preguntarnos qué es un dron a acostumbrarnos a ver a esos extraños insectos tecnológicos sobrevolar nuestras cabezas en eventos, shows, parques y hasta en canchas de fútbol.

Y es que estos maravillosos aparatos, de costo cada vez más accesible, están mostrando día a día que son mucho más que una cámara de video voladora. Mirá… y sorprendete.

Drones al rescate

En momentos en los que se requiere de una rápida acción, como incendios, inundaciones y catástrofes naturales, un dron puede ser utilizado no sólo para ver el estado de situación del desastre… sino también para salvar vidas.

Por ejemplo, en la Argentina un grupo de médicos especialistas desarrollaron un helicóptero no tripulado de pequeño tamaño para transportar medicamentos de todo tipo, desfibriladores y cualquier tipo de equipamiento liviano.

Los creadores de este auténtico “drone salvavidas”, que puede ser manejado a larga distancia a través de una tablet o un smartphone, dieron a conocer tres modelos: uno que puede transportar una carga de hasta un kilo y medio; otro de carga similar pero con una cámara de reconocimiento que permite llevar a cabo un conteo de la gente, y  el tercer modelo que puede mantener el equilibrio con hasta 5 kilos de carga y cuenta con sensores para detectar niveles de monóxido de carbono y de temperatura, de modo de establecer prioridades entre las personas a rescatar. ¿Interesante, no?

Vigilados e investigados

Otros usos para este tipo de tecnología abarcan desde la investigación y búsqueda de personas, ya sean prófugas o desaparecidas, hasta el control fiscal sobre terrenos que fueron declarados al fisco como baldíos, pasando por la vigilancia fronteriza en países de mucha inmigración ilegal, como España o Estados Unidos.

Incluso para investigaciones arqueológicas, los drones han demostrado ser buenos socios en la búsqueda de restos fósiles.

Deliverys, juegos y arte

Pero estas máquinas voladoras no sólo están para cosas de extrema necesidad. Aunque faltará todavía ajustar algunas cosas, es posible que en poco tiempo más también podamos pedir una pizza y que nos la traiga un drone.

Naturalmente, los amantes del aeromodelismo tienen en los drones al juguete de sus sueños, y pueden con ellos multiplicar hasta el infinito las acrobacias de sus antecesores de madera terciada. Y si de arte se trata, también se puede utilizar a los drones para verlos bailar coordinados en función de llevar adelante una coreografía con luces, sonidos y efectos especiales.

Como se ve, los drones aumentan día a día el potencial de sus usos y expanden cada vez más sus áreas de aplicación. Algo, por otra parte, que no deberíamos llamarnos la atención, por cuanto se trata de una tecnología que, como es lógico, crece volando.

Imagen: @Richard Unten, distribuida con licencia CC BY 2.0.

Más sobre drones, en Tendencias Digitales

Un auto con drone incorporado: ¿la nueva revolución “tech” del diseño automotriz?

Nixie: un drone de muñeca para tomar “selfies” y grabar videos

Los drones: ¿la nueva revolución tecnológica en la logística de entregas?

Drones en la Argentina: una tecnología poderosa… al alcance de casi cualquiera

Publicado por Alejandro Marticorena el 11 Marzo, 2015

Los drones, esos pequeños aparatos voladores no tripulados, livianos, de funcionamiento relativamente sencillo y gobernados a control remoto, y de los que hemos hablado varias veces en Tendencias Digitales, pueden servir para muchas cosas.

Algunas (pocas): producción de videos con tomas aéreas para documentales, videoclips, espectáculos, películas, y todo lo que se pueda hacer con ellos montándoles cámaras del tipo GoPro. Sin contar, claro, con aquellos fines militares que en definitiva les dieron origen: reconocimiento y vigilancia, con usos específicos en, por ejemplo, la Guerra del Golfo o la Guerra de Bosnia.

Ver más
Publicado por Alejandro Marticorena el 7 Enero, 2015

Ayer comentábamos algo acerca de las predicciones tecnológicas que circulan en la edición 2015 del CES (siglas de “Consumer Electronic Show“), la mayor feria mundial sobre tecnologías de consumo que todos los meses de enero se desarrolla en la ciudad estadounidense de Las Vegas.

Citando al director de análisis de la Consumer Electronic Association (CEA, por sus siglas en inglés), Shawn DuBravac, mencionábamos tendencias generales. Nada muy específico.

Sin embargo, algunos medios mencionan tendencias pero focalizándolas en gadgets, dispositivos y productos “tech” concretos. Y entonces me pareció un aporte. (Seguir leyendo) Ver más

Publicado por Alejandro Marticorena el 15 Octubre, 2014

¿Para qué serviría un drone incorporado a un auto? ¿Tendría más chances de ser vendido? ¿Sería simplemente un toque de sofisticación tech, sin demasiado sentido? ¿O bien la posesión de un drone “guardado” en el auto y teledirigido desde el tablero del coche supondría una facilidad y un beneficio diferencial a la hora de usar un automóvil?

Sea como sea, la gente de la automotriz francesa Renault presentó, en el Salón del Automóvil de Delhi, su nuevo KWID Concept.

Cuando uno ve las imágenes del KWID ve, lógicamente, un auto moderno, con diseño innovador y con un claro estilo a mitad de camino entre lo deportivo y lo todo terreno. Pero lo más novedoso, claramente, es que el concept incorpora un drone.

Aquí, un video realizado por Renault para mostrar las características del KWID… y de su drone.

El vehículo aéreo, que viene como un “plus”, tiene nombre: Flying Companion. En esta nota del diario español El Mundo afirman que surge de la parte trasera giratoria del techo de KWID y se puede manejar seleccionando uno de los dos modos disponibles: el modo ‘automático, que utiliza una secuencia de pilotaje preprogramada y la localización con ayuda del GPS, o el modo ‘manual’, que permite controlar el funcionamiento a través de la tablet a bordo del vehículo“.

Pero yendo a lo concreto, y sin querer arrasar la inspiración de los diseñadores de Renault con un burdo pragmatismo, ¿para qué podría ser útil un drone en el auto?

Según la nota citada, “este nuevo dispositivo permitirá acceder a múltiples tareas como obtener información sobre el tráfico, sacar fotos del paisaje o detectar obstáculos en la carretera“. Y, agregan en esta otra nota, también podría ser útil para determinar “quién viene detrás o, incluso, avisarle al conductor sobre un embotellamiento“.

Sea como sea, nobleza obliga: quizás Renault no es del todo original con la idea de incorporar un vehículo volador en un automóvil: los memoriosos (y mayores de 40, seguro) recordarán al mítico Mark 5 (debajo, una imagen), el auto de la serie televisiva Meteoro, que (entre muchas otras facilidades) tenía en el volante un botón, el “G”, que hacía emerger de su capot un “cohete gaviota”, ni más ni menos que “un robot que transmite imágenes de alta definición que permiten al piloto ver las cosas desde otro punto de vista“, según este apartado de Wikipedia.

Acerca de
Tendencias Digitales es el primer blog corporativo de Telefónica de Argentina. Desde 2007 analizando tecnología, empresa y sociedad en la era de los medios sociales
Calendario
Diciembre 2017
L M X J V S D
« Dic    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Categorías