Publicado por Alejandro Marticorena el 16 Noviembre, 2015

Hace un tiempo hablábamos de una peculiaridad bastante particular (e inesperada) de un algoritmo de Google creado para el reconocimiento de imágenes, denominado “Deep Dream” por los ingenieros que lo crearon.

En nuestro post “¿Sueñan los algoritmos con pinturas digitales?” explicábamos someramente su funcionamiento y cómo éste apelaba a la dinámica de las redes neuronales artificiales para visualizar, interpretar y categorizar las imágenes que se le presentaban. Y cómo, a partir de ese “aprendizaje”, éstas se volvían capaces de reconocer imágenes que nunca hubieran visto antes.

Es decir, lo que hacemos los seres humanos desde que nacemos. Pero, en este caso, logrado por algoritmos computacionales.

Sin embargo, (decíamos en aquel post, citando una información publicada aquí) dado que a veces el algoritmo no funcionaba tan bien como sería de esperar, “los ingenieros invirtieron el proceso: ‘En vez de detectar, se les pide a las redes neuronales que ‘dibujen’ lo que han aprendido. Así, al decirles ‘Puente’ y darles la oportunidad de confeccionar imágenes, éstas irán confeccionando una imagen a partir de la información aprendida. Estas imágenes son lo que los ingenieros de Google llaman ‘sueños“.

El resultado fueron imágenes tan “alucinógenas” como las que colocamos en este post.

Tu Deep Dream personalizado

Ahora bien: ha sucedido que, a partir de la extraña aunque cautivante belleza de esas imágenes, hubo quienes desarrollaron aplicaciones que permiten a cualquiera de nosotros hacer pasar imágenes a través de tales algoritmos, tal como si se tratase de los filtros de Instagram… y ver qué sucede. O, dicho con algo más de precisión… para ver qué ve Deep Dream a partir de lo que nosotros vemos.

Así, si uno busca en Google con los términos “deep dream” (una búsqueda harto sencilla, como se notará) los resultados muestran varias aplicaciones online y gratuitas para crear -en algunos casos- auténticas “obras de arte” a partir de las imágenes que uno desee subir.

Algunas de esas aplicaciones: DreamScope y Deep Dream Generator (plataformas online), Deep Dreamer (una app para Mac), e incluso -por ejemplo- DeepDreamit, una plataforma que quedó sin la posibilidad de subir imágenes, pero muestra las que se generaron a partir del aporte de la gente.

Quien suscribe hizo la prueba pasando una misma foto (la que usé de base para mi perfil de Facebook) a través de la mayoría de los 84 “filtros” preconfigurados que existen en DreamScope sobre la base de algoritmos de Deep Dream.

Y armé la galería que se puede ver en este link. Aquí abajo una muestra: la foto original, y el resultado de pasarla por el filtro “Starry night landscape”. Que, de paso, parece inspirada en el célebre cuadro de Van Gogh, “The starry night” (“La noche estrellada”)… ¿no?

Más información

The best 10 Deep Dream Images (Tech Radar)

Why Google’s Deep Dream is the future kitsch (Pacific Standrad Magazine)

Google Deep Dream: 19 of the best images from mesmerising photo software (The Telegraph)

Google Deep Dream: 19 of the best images from mesmerising photo software

Publicado por Alejandro Marticorena el 6 Octubre, 2015

La imagen que encabeza este post parece haber salido de la imaginación de un artista plástico. O bien podría tratarse del experimento de un fotógrafo, combinando sucesivas capas de imágenes tratadas digitalmente.

Sin embargo, es otra cosa. Y muy distinta.

Está hecha a partir de una imagen original, tomada por mí (se puede ver en este link) que muestra al Cerro Capilla, en San Carlos de Bariloche. Pero lo que vino después no está generado por un ser humano, sino por un complejo algoritmo computacional que funciona según el principio de las redes neuronales artificiales.

Sueño profundo

Leyendo este post de Hipertextual, me entero de algo que, si lo viera aquel personaje de Diego Capusotto, no dudaría en gritar a viva voz “¡Están hablando del faso!“.

Hace pocos meses Google presentó en sociedad un algoritmo creado para el reconocimiento de imágenes, bautizado Deep Dream. ¿Qué es exactamente? En el mencionado post explican que “es un algoritmo que permite analizar imágenes para reconocer objetos y formas, de forma que pueda utilizarse como Inteligencia Artificial autónoma que permita descifrar el contenido de una imagen por sí misma y plantear, a través del contexto, objetivos idénticos, o al menos que se parezcan a lo que representan las imágenes“.

Su funcionamiento se basa, así, en “un sistema de aprendizaje con una serie inicial de imágenes en las que identifica algunos elementos característicos, de forma que después puedes pedirle al algoritmo que interprete lo que ve en otras imágenes a través de un sistema de capas que muestra lo que Deep Dream ha ¿reconocido?“.

Hasta aquí, nada que no escape al reducido cenáculo de los programadores, los ingenieros en informática y todas esas profesiones que están tan alejadas de las artes plásticas. Al menos en apariencia.

En otro post del mismo blog cuentan que los ingenieros de Google desarrollaron lo que se conoce como redes neuronales artificiales para el trabajo de análisis y reconocimiento de imágenes, y explican, además, cómo funcionan estas redes.

Pero hete aquí que los ingenieros detectaron que algunos algoritmos funcionaban mejor que otros… sin que se sepa aún por qué. Y explican que “muchas veces el problema se reduce a hacer pruebas hasta dar con el resultado adecuado. Pero esto es laborioso y poco ‘científico’. Así que para estudiar cómo funcionan las redes neuronales lo que intentan es, básicamente, analizar cómo aprenden dichas redes para desentrañar su funcionamiento“.

Y aquí viene algo que sinceramente me parece que está a mitad de camino entre la ciencia ficción y un thriller. Dicen en Hipertextual que para comprender el funcionamiento de estas redes neuronales, los ingenieros invirtieron el proceso: “En vez de detectar, se les pide a las redes neuronales que ‘dibujen’ lo que han aprendido. Así, al decirles ‘Puente’ y darles la oportunidad de confeccionar imágenes, éstas irán confeccionando una imagen a partir de la información aprendida. Estas imágenes son lo que los ingenieros de Google llaman ‘sueños“.

En este punto es que recuerdo aquella novela de Phillip K. Dick, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?“ que inspiró el título de este post y que sirvió de base para la película “Blade Runner“.

Resulta que las imágenes que generaban estas redes neuronales eran por lo menos impactantes. ¿Por qué? Porque básicamente operaban en base a un mecanismo que también tenemos los seres humanos y que se llama “pareidolia, que dicho en dos palabras es lo que hace que asignemos significación, por ejemplo, a la forma de las nubes o que veamos caras en el sector delantero de los autos al ver la combinación de las ópticas y los otros elementos frontales.

Sólo que Deep Dream, por así decir, “llenaba” ciertos espacios vacíos en las imágenes analizadas con sus propias interpretaciones… y los resultados fueron sorprendentes.

Más tarde, Google decidió liberar el código de Deep Dream para que cualquier programador investigara un poco a ver qué pasaba, y comenzaron a aparecer en Internet ejemplos de a miles, como las que ilustran este post. Increíble, ¿no? Y hay más: en la galería de fotos que se puede ver en este link hay ejemplos asombrosos.

Pero aún más: la cosa no se quedó en las imágenes fijas. También llegó a los videos.

Videos alucinantes (¿o alucinógenos?)

Aquí hay dos ejemplos de videos que fueron tratados con el algoritmo de Google. El primero es una secuencia de la película “Miedo y asco en Las Vegas” (“Fear and Loathing in Las Vegas“). Parecen salidas de la mente de alguien bajo los efectos de un alucinógeno, sin duda.

Y éste, quizás más surrealista que el anterior, es un videoclip hecho sobre la base de una recorrida en un supermercado, filmada con una cámara que se fijó en el frente del carrito de compras.

¿Es esto arte? ¿En qué se basa lo fascinante de estas imágenes (y a la vez inquietante, sabiendo su origen)? ¿Hasta qué punto intervinimos los seres humanos en su creación, si de hecho las imágenes fueron generadas por algo parecido a la Inteligencia Artificial? ¿Habrá en el futuro otros fenómenos generados por algoritmos y redes neuronales artificiales, tan inesperados y sorprendentes como éste, en otros campos, tales como la música, la literatura o, por qué no, la escultura, gracias al creciente uso y desarrollo de la impresión 3D?

Y yendo aún más allá: ¿llegará el día en que no podamos distinguir la “creación” de un sistema de Inteligencia Artificial de una creación humana?

El debate está servido.

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 15 Julio, 2015

¿Alguien recuerda cuando había que tener cuidado con abrir la tapita de la cámara de fotos (analógica) para evitar que el rollo se vele?

¿Y cuando las llevábamos a revelar y debíamos esperar una semana a que estén listas? Parece que estuviéramos hablando del paleolítico, ¿no?

Sin embargo, apenas pasaron un par de décadas. En su momento, las cámaras analógicas fueron la gran innovación… Luego vinieron las cámaras digitales y el mercado de la fotografía cambió para siempre.

Pero la tecnología avanza rápido. Y las cosas no se detuvieron en la “increíble” novedad de prescindir de rollos fotográficos para nuestras máquinas. También en esto, lo mobile ha ganado terreno y las apps destinadas a mejorar la calidad de las fotos que tomás con tu smartphone se han multiplicado por decenas.

Las más conocidas

Si bien es considerada una red social, Instagram es, en realidad, una de las aplicaciones más conocidas a la hora de hablar de fotografías, con más de 300 millones de usuarios en todo el mundo y grupos de fans que se unen e interactúan ciudad por ciudad.

Dinámica y de velocísimo crecimiento, la red que propone capturar y compartir visualmente cada instante de nuestras vidas permitirá a partir de ahora tomar fotografías con mayor resolución y calidad, pasando de los 640 x 640 píxeles a los 1080 x 1080.

Por otro lado, entre las más antiguas, se encuentra Flickr, que pertenece a Yahoo y fue la primera plataforma online en la que los usuarios podían guardar, organizar, etiquetar y editar fotos. Flickr cuenta con más de 100 millones de usuarios activos que valoran el hecho de que las fotografías instantáneas puedan almacenarse, desde sus comienzos, en alta resolución.

Y no podemos obviar, claro está, a Pinterest, una red social donde los usuarios pueden guardar las imágenes que encuentran en la red en los denominados “tableros”, unos espacios temáticos que permiten agrupar contenidos relacionados. Muchos usuarios los emplean para guardar escenas de decoración, paisajes e imágenes interesantes en general.

Instagram no está sola

Más allá de estos referentes masivos, son muchas las aplicaciones que surgieron para reemplazar o emular a las cámaras digitales ,  y para darnos a todos la ilusión de que somos fotógrafos profesionales. Picjoy, por ejemplo, está disponible en el Apple Store, pronto lo estará para dispositivos con Android, y tiene como novedad su algoritmo de etiquetado automático.

Afterlight, por su parte, se caracteriza por ser una aplicación divertida, que permite tomar y editar fotografías con más de 20 filtros y que, además, cuenta con una gran gama de marcos para complementar a las fotos. También se puede aumentar la calidad de las imágenes y adecuarlas al tamaño que se desee.

Vignette , en la misma línea, cuenta con más de 70 filtros y 50 marcos; es una aplicación que incluye zoom, disparador automático y muchas otras características de una cámara digital.

FX Camera tiene como característica principal que, además de tomar fotos y editarlas, permite grabar un mensaje de voz con tan sólo apretar el botón de disparo. También posibilita el hecho de compartir ese mensaje tanto en Facebook como en Twitter.

Por último, dentro de esta apretada y necesariamente incompleta síntesis, PicsArt es popular por la creación de collages y las modificaciones que se pueden hacer ya sea con máscaras, marcos, bordes, etiquetas, efectos de texto e imágenes prediseñadas.

Como vemos, una eternidad parece haber pasado desde aquellas cámaras que muchos conocimos, que sólo funcionaban con rollo, permitían 24 ó 36 disparos como máximo, y obligaban a esperar hasta el sorpresivo “revelado” para saber cómo habíamos salido en las fotos de las vacaciones.

Y, muchas veces, simplemente para descubrir que en ese precioso recuerdo aparecíamos cerrando los ojos, o con una inconveniente torcedura de boca.

Tomar, editar y almacenar imágenes se ha vuelto una actividad central de nuestra cotidianidad, en la que cada vez tenemos más y mejores herramientas para llevar nuestra memoria visual al alcance de la mano y compartirla con quien nos dé la gana. ¡Sonrían!

FOTO: @intelfreepress distribuida con licencia CC BY – SA 2.0

Publicado por Alejandro Marticorena el 11 Diciembre, 2014

Hace poco anunciábamos aquí que la Fundación Telefónica e Instagramers Buenos Aires (la comunidad oficial de Instagram en esta ciudad) lanzaban el concurso de fotos móviles #ConexionesArg.

La consigna del concurso era compartir en Instagram fotos que, de alguna manera, expresaran cómo se conecta uno con su ciudad o con personas, momentos, o espacios, y había que utilizar el hashtag #ConexionesArg.

Bueno: la noticia es que, ayer, se inauguró finalmente Ver más

Publicado por Alejandro Marticorena el 6 Noviembre, 2014

¿Te gusta la fotografía? ¿Sos usuario de Instagram? ¿Vivís en la Argentina? Si las respuestas a esas tres preguntas son afirmativas, podés participar en el concurso de fotos móviles #ConexionesArg, organizado por la Fundación Telefónica junto con Instagramers Buenos Aires, la comunidad oficial de Instagram en esta ciudad.

Para participar hay tiempo hasta el 14 de noviembre inclusive, y tenés que completar un formulario, disponible en este link de la página de Instagramers Buenos Aires.

A partir de ese momento podrás compartir en Instagram fotos que, de alguna manera, expresen cómo te conectás con tu ciudad o con personas, momentos, o espacios, utilizando en cada una el hashtag #ConexionesArg.

Según la página de Instagramers Argentina donde se ofrecen más detalles sobre el concurso, “toda ciudad permite miles de formas de conexión, con personas, momentos, espacios; nos comunicamos con nuestro alrededor de diferentes maneras y hasta podemos vislumbrar cómo será lo que está por venir. Todo eso mientras andamos, paseamos, esperamos a alguien o simplemente caminamos para despejarnos después de un día agitado volviendo a casa“.

Y agrega, a párrafo seguido, que “una mirada, una forma de viajar, la música que acompaña, un sonido o la luz… todo es percibido y alimenta ese lazo que vamos construyendo con la ciudad en la que vivimos.”

En este video, Philippe González, creador de la comunidad de fanáticos de la red social Instagramers a nivel mundial y sponsor de esta experiencia, invita a participar del concurso.

Las 10 fotografías ganadoras formarán parte de la Muestra Digital que tendrá lugar en el Espacio Fundación Telefónica durante diciembre de 2014 y, además, estarán publicadas en los sitios web de Fundación Telefónica, Instagramers e Instagramers Argentina durante el mismo período.

Más información

Bases y condiciones del concurso

Fundación Telefónica en Instagram

Fundación Telefónica en Twitter

Fundación Telefónica en Facebook

Publicado por Alejandro Marticorena el 27 Octubre, 2014

Mañana, 28 de octubre, una nueva edición de #Craneando tendrá como eje a Instagramers, la c0munidad que se generó alrededor de Instagram.

En esta oportunidad nos acompañarán Philippe Gonzalez (@PhilGonzalez), creador de Instagramers (@igers, en Instagram) y Director digital de AMC Networks, y Gastón Oliva (@GastonOliva, en Instagram), responsable de Instagramers Buenos Aires.

Durante el encuentro compartiremos experiencias y aprendizajes de la mano de Phillipe y Gastón, quienes explicarán las características y puntos más importantes de esta comunidad. Además, compartirán sus conocimiento sobre la aplicación Instagram, así como sus posibilidades y potencial para el marketing de las empresas.

Tal como en las ediciones anteriores, el evento se transmitirá vía streaming desde este link, a partir de las 19:30.

Publicado por Alejandro Marticorena el 22 Octubre, 2014

En el futuro (y en el futuro próximo, por qué no) los profesores de escuelas secundarias tendrían una razón más para prohibirle el uso de smartphones a los alumnos en las aulas. Y, particularmente, durante los exámenes.

En caso de suceder, esto sería “responsabilidad” de la  compañía británica MicroBlink, que desarrolló una app gratuita que permite resolver cálculos y ecuaciones matemáticas usando la cámara del dispositivo.

Sí: tal como lo leés. El smartphone como aliado en la resolución, por ejemplo, de una larga ecuación de la que no se sabe cómo obtener el resultado… o bien no se tiene el tiempo.

La app, que se llama PhotoMath, se basa... Ver más

Publicado por Alejandro Marticorena el 8 Octubre, 2014

Hace poco hablábamos de “Street View Argento”, esa iniciativa de un argentino que abrió un espacio en Facebook para que la gente compartiera imágenes entre curiosas, insólitas y bizarras encontradas entre las miles y miles de fotos que el servicio Google Street View tomó en más de 140 ciudades argentinas desde octubre del año pasado.

Hoy me entero de que a la gente de Street View no sólo le interesan las calles, sino hasta los desiertos. Y entonces se fueron hasta uno de ellos (al menos): el de Liwa, en Abu Dhabi (Ver más

Publicado por Alejandro Marticorena el 3 Octubre, 2014

Hace apenas ocho días, el 25 de setiembre pasado, Google presentó oficialmente el servicio Google Street View en nuestro país, luego de que, en octubre de 2013, comenzaran a tomar fotografías de unas 140 ciudades argentinas.

Por supuesto, y como suele pasar, la reacción de los usuarios argentinos en las redes no se hizo esperar.

Desde comentarios irónicos o cómicos, hasta preocupados por la cuestión de la privacidad, muchas personas se manifestaron al ver retratados lugares, edificios o ellas mismas en las imágenes con las que, mediante Google Street View y desde mayo de 2007, uno puede recorrer ciudades, pueblos y paisajes de (hoy) 52 países del mundo… más la Antártida.

Entre las reacciones a que dio lugar la “versión argenta” de Street View, hubo una, particularmente, que me impactó. Y es ésta: la comunidad Street View Argento de Facebook. (Seguir leyendo) Ver más

Publicado por Alejandro Marticorena el 19 Septiembre, 2014

WhatsApp (o, vamos: Facebook de alguna manera) acaba de lanzar otra novedad: la posibilidad de editar las fotos antes de mandarlas durante una conversación.

Como venimos diciendo en Tendencias Digitales, Facebook parece embarcado en una carrera para lanzar aplicaciones y herramientas dentro de esas aplicaciones. A veces, con una coherencia no del todo clara.

Pero en esta oportunidad la cosa es simple. Más simple, por ejemplo, que en Instagram (una vez más, recordemos que Instagram es de Facebook): la nueva funcionalidad de WhatsApp no permite -por el momento, al menos- aplicar filtros a las imágenes.

Según consignan  aquí, “esta nueva versión suma la posibilidad de recortar y rotar una imagen, y agregarle un epígrafe“.

¿Falta de coherencia… o estrategia?

Decíamos algo más arriba que, a veces, Facebook pareciera no tener “una coherencia del todo clara” en estas iniciativas.

A ver: compra Instagram. Compra WhatsApp. Hace que su Messenger sea de uso obligatorio. Intenta comprar Snapchat, un servicio de mensajería efímera, y es rechazado. Lanza, entonces, Slingshot. Añade Bolt: una función de mensajería multimedia (y efímera también) que funciona para Instagram y que por ahora está operativa en tres países, según consignan aquí: Sudáfrica, Singapur y Nueva Zelanda.

Más recientemente añade a Instagram la herramienta Hyperlapse, para generar videos acelerados (al estilo time lapse) con seis velocidades distintas, sin contar con que, antes, ya había lanzado una funcionalidad para compartir videos cortos, haciendo que Instagram abandonara ese hálito de cenáculo reservado y exclusivo para creativos de la fotografía.

Y una de las últimas novedades consiste (aunque está en período de prueba y no es seguro todavía que lo lancen masivamente) en la posibilidad de programar la “autodestrucción” de posteos en nuestro muro.

¿Adónde va Facebook con esta (aparente, al menos) locura de lanzamientos, herramientas, apps y faciliddades?

En un primer y superficial análisis, pareciera simplemente que busca innovar en forma -digamos- vertical: al interior de cada plataforma o aplicación. Instagram, WhatsApp, Messenger, el propio muro de Facebook… y así.

Y esto, sin importar que en forma -digamos también- horizontal, genere superposiciones o, incluso, contradicciones.

Todo sucede como si Facebook buscara que sus usuarios experimentaran los cambios, las novedades y los adelantos según los “territorios digitales” en los que se mueven, más allá de que alternen en varios de ellos.

Es decir: casi casi… como si Facebook quisiera que nadie perciba que es el dueño de todos.

Acerca de
Tendencias Digitales es el primer blog corporativo de Telefónica de Argentina. Desde 2007 analizando tecnología, empresa y sociedad en la era de los medios sociales
Calendario
Diciembre 2017
L M X J V S D
« Dic    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Categorías