Publicado por Alejandro Marticorena el 12 Noviembre, 2015

¿Te gustan las películas de James Bond? Si sos de los que no se pierden una del agente secreto 007 te habrás maravillado, más de una vez, con la tecnología que aparece en prácticamente todas sus películas.

Y aparece de todo: desde cigarrillos que disparan balas hasta relojes pulsera con imanes capaces de arrebatarle una cuchara a alguien parado a dos metros. Y, claro, autos submarinos que disparan misiles, un estrambótico GPS en un auto de inicios de la década del 60, microcámaras fotográficas, relojes de pulsera con minipantallas de televisión (¿una suerte de “proto smartwatches“?), un coche que se guía desde un control remoto con pantalla en la que se ve el camino o detonadores de bombas escondidos en las patillas de unos lentes, y más: todo era posible en las películas de James Bond.

Quizás te consideres un fanático. Y puede ser. Pero sabé que hay quienes, quizás, te superan. Como, por ejemplo, los del canal de YouTube Burger Fiction: según cuentan aquí, hicieron un video de más de 14 minutos de duración donde resumieron los 193 gadgets tech que se utilizaron en la saga de James Bond, a lo largo de 54 años de historia.

Seguramente es buen momento para verlo: después de todo, hace una semana se estrenó “Spectre“, la última de 007 y -a la vez- la última interpretada por Daniel Craig.

Aquí, entonces, el video intitulado “Every James Bond gadget ever“. A disfrutarlo.


Imagen: @TNS Sofres, distribuida con licencia CC BY 2.0.

Publicado por Alejandro Marticorena el 9 Octubre, 2015

Los smartphones ya se transformaron prácticamente en una extensión de nuestro propio cuerpo. Es muy probable que en la historia de los dispositivos tecnológicos nunca antes hayamos mantenido un vínculo tan estrecho, cotidiano y constante como el que tenemos con el smartphone.

En efecto: más allá de los usos que les damos, que crecen día a día en cantidad y variedad, lo cierto es que no sólo los llevamos encima todo el día: “duermen” junto a nosotros en la mesita de luz y, como si todo fuera poco, nos sirven de despertador.

Así las cosas, abundan los estudios sobre los tipos y perfiles de consumo que hacemos de estos simpáticos aparatitos.

Google presentó ayer, jueves, uno de ellos. Basado en el concepto de “micro-momentos”, es un estudio que -ante todo- pretende ser un llamado de atención hacia las marcas (sean de empresas grandes, medianas o comercios).

¿Por qué? Según Federico Procaccini, Director General de Google Argentina citado en esta nota, “el mundo mobile ha cambiado para siempre la forma en que vivimos, y ha cambiado para siempre lo que esperamos de las marcas. El camino del consumidor se fracturó en miles de micro-momentos en tiempo real con intención de compra“.

E inmediatamente agregó que “el 40% de las búsquedas en Google se inician a través del celular. [Este índice] creció seis veces en los últimos 24 meses”, y aseguró que “la oportunidad es enorme para las Pymes y un gran desafío para las empresas grandes“.

Pequeños dispositivos, grandes cambios

Estos aparatitos que llevamos todo el tiempo con nosotros y que son una auténtica ventana al mundo están impactando además en el concepto de “fidelidad a la marca”, tan caro a marketineros y publicistas de toda índole. Y están generando cambios clave.

Según Procaccini, “ya no hay más fidelidad natural de los consumidores con las marcas que va a mantenerse en el tiempo , porque la fidelidad ahora se marca en cada momento”, aseguró citado aquí, a lo que agregó una frase que, si yo fuese empresario, me tomaría muy en serio: “todos los días en Google los usuarios nos están diciendo qué quieren hacer y las marcas no lo aprovechan; es una locura“.

¿Cómo pueden las empresas hacer frente a un cambio que evidentemente está alterando para siempre el paradigma de relacionamiento, compra y fidelización con las marcas?

El número uno de la filial argentina de Google da algunas pistas: “el desafío de las empresas es tomar acción urgente en las prácticas digitales en general (mobile y video definitivamente) en sus proyectos. La forma de hacerlo es asumiendo un poquito más de riesgo porque hacen falta pruebas. Empezar a entender que está haciendo tu cliente y tu consumidor y cuáles son esos momentos que te impactan en tu negocios“.

Los números del estudio

De acuerdo con el estudio presentado ayer, y en palabras de Procaccini, la Argentina “ocupa el segundo lugar de América Latina en penetración de Internet detrás de Chile; el 66,8 de los argentinos tienen acceso a Internet y eso representa cerca de 30 millones de usuarios“, y agregó que “para poder hablar de los cambios en las prácticas de consumo, el acceso a Internet es sólo uno de los factores; otro punto importante es la posibilidad de disponer de un teléfono inteligente, y Argentina tiene 13,3 millones de habitantes que disponen de estos dispositivos“.

Que, dicho sea de paso, consultan (consultamos) más de 220 veces por día, lo que equivale (si quitamos un estimado de 8 horas diarias en que dormimos) a un promedio de casi 14 veces por hora… o una vez cada 4 minutos durante nuestra vigilia. Impactante, ¿verdad?

El estudio de Google define los “micro-momentos” como eso que ha generado el uso del teléfono móvil, y suceden “cada día y a todas horas“. La cotidianidad del consumidor “se ha fraccionado en miles de micro-momentos en tiempo real con intención de compra. Cada uno es una oportunidad crítica para las marcas de dar forma a las decisiones y preferencias del usuario“.

¿Cuáles son los estímulos que nos llevan a  una búsqueda en Internet desde el teléfono móvil? Un 88% de los usuarios indicó que es “una actividad que quiere hacer”; para un 84% es “un pensamiento”, y para un 83% el detonante es “una situación inesperada”.

Las micro-partes de los micro-momentos

El estudio de Google dividió en cuatro grandes grupos (o, mejor dicho, “micro-grupos”, para seguir con la tónica) los momentos que generan las búsquedas: “quiero hacer“, “quiero ir“, “quiero comprar“y “quiero saber“.

Dentro del primer grupo, el análisis de Google arrojó que un 90% de los encuestados “afirma que Internet los ayuda a accionar rápidamente para resolver necesidades e inquietudes“, en tanto que un 80% “busca en su smartphone, al menos una vez por semana, información que le ayude a realizar una tarea“.

En el momento categorizado como “quiero ir“, los números indican que un 65% “busca direcciones para llegar a un lugar, al menos una vez por semana“, un 62% “busca más información sobre esa tienda“, y el 58% “usa aplicaciones para encontrar una dirección“.

El momento “quiero comprar” (clave para todo comerciante) revela la importancia que los consumidores asignan a los buscadores de Internet: el 72% opinó que “la información encontrada en una búsqueda le ayuda a decidir si vale la pena pagar más por un producto“; el 70% “busca información relacionada con algún producto que desea comprar al menos una vez por semana“; el 57% considera a los buscadores “como el mejor lugar en Internet para conocer marcas nuevas“; el 56% afirma que “una búsqueda desde su smartphone influyó en el momento de comprar en algunsa tienda o local“, y el 50% de la muestra relevada “busca y compara precios desde el celular cuando está en una tienda o local“.

¿Y qué pasa con la necesidad de conocimiento de los usuarios? El momento “quiero saber” demuestra que los smartphones son, efectivamente, una herramienta muy útil a la hora de enterarse de cosas, y que los buscadores y YouTube tienen una importancia estratégica para eso.

En efecto, consultados acerca de cuáles son los lugares más relevantes para conocer sobre un tema, el 97% de los encuestados se inclinó por los buscadores, y un 78% señaló a YouTube. Y un 95% declaró buscar al menos una vez por semana información para conocer más sobre un tema en particular.

Otros datos

El estudio de Google se realizó durante junio y julio últimos, con una muestra compuesta por hombres y mujeres de entre 16 y 55 años de edad, e informó, además que el smartphone, con acceso a Internet y aplicaciones, está presente dentro del 43 por ciento de las personas que tienen celulares, y que para el 17 por ciento de ese universo significa la única forma de acceso a la Web.

El estudio arrojó también que los argentinos con smartphone dedican (dato nada menor) más tiempo a mirar la pantalla de sus teléfonos (27%) que a la de la televisión (25%), la computadora (23%), a escuchar la radio (17%) o a leer los diarios (8%).

Imagen: @edar, distribuida con licencia CC0 1.0.

Publicado por Alejandro Marticorena el 6 Octubre, 2015

La imagen que encabeza este post parece haber salido de la imaginación de un artista plástico. O bien podría tratarse del experimento de un fotógrafo, combinando sucesivas capas de imágenes tratadas digitalmente.

Sin embargo, es otra cosa. Y muy distinta.

Está hecha a partir de una imagen original, tomada por mí (se puede ver en este link) que muestra al Cerro Capilla, en San Carlos de Bariloche. Pero lo que vino después no está generado por un ser humano, sino por un complejo algoritmo computacional que funciona según el principio de las redes neuronales artificiales.

Sueño profundo

Leyendo este post de Hipertextual, me entero de algo que, si lo viera aquel personaje de Diego Capusotto, no dudaría en gritar a viva voz “¡Están hablando del faso!“.

Hace pocos meses Google presentó en sociedad un algoritmo creado para el reconocimiento de imágenes, bautizado Deep Dream. ¿Qué es exactamente? En el mencionado post explican que “es un algoritmo que permite analizar imágenes para reconocer objetos y formas, de forma que pueda utilizarse como Inteligencia Artificial autónoma que permita descifrar el contenido de una imagen por sí misma y plantear, a través del contexto, objetivos idénticos, o al menos que se parezcan a lo que representan las imágenes“.

Su funcionamiento se basa, así, en “un sistema de aprendizaje con una serie inicial de imágenes en las que identifica algunos elementos característicos, de forma que después puedes pedirle al algoritmo que interprete lo que ve en otras imágenes a través de un sistema de capas que muestra lo que Deep Dream ha ¿reconocido?“.

Hasta aquí, nada que no escape al reducido cenáculo de los programadores, los ingenieros en informática y todas esas profesiones que están tan alejadas de las artes plásticas. Al menos en apariencia.

En otro post del mismo blog cuentan que los ingenieros de Google desarrollaron lo que se conoce como redes neuronales artificiales para el trabajo de análisis y reconocimiento de imágenes, y explican, además, cómo funcionan estas redes.

Pero hete aquí que los ingenieros detectaron que algunos algoritmos funcionaban mejor que otros… sin que se sepa aún por qué. Y explican que “muchas veces el problema se reduce a hacer pruebas hasta dar con el resultado adecuado. Pero esto es laborioso y poco ‘científico’. Así que para estudiar cómo funcionan las redes neuronales lo que intentan es, básicamente, analizar cómo aprenden dichas redes para desentrañar su funcionamiento“.

Y aquí viene algo que sinceramente me parece que está a mitad de camino entre la ciencia ficción y un thriller. Dicen en Hipertextual que para comprender el funcionamiento de estas redes neuronales, los ingenieros invirtieron el proceso: “En vez de detectar, se les pide a las redes neuronales que ‘dibujen’ lo que han aprendido. Así, al decirles ‘Puente’ y darles la oportunidad de confeccionar imágenes, éstas irán confeccionando una imagen a partir de la información aprendida. Estas imágenes son lo que los ingenieros de Google llaman ‘sueños“.

En este punto es que recuerdo aquella novela de Phillip K. Dick, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?“ que inspiró el título de este post y que sirvió de base para la película “Blade Runner“.

Resulta que las imágenes que generaban estas redes neuronales eran por lo menos impactantes. ¿Por qué? Porque básicamente operaban en base a un mecanismo que también tenemos los seres humanos y que se llama “pareidolia, que dicho en dos palabras es lo que hace que asignemos significación, por ejemplo, a la forma de las nubes o que veamos caras en el sector delantero de los autos al ver la combinación de las ópticas y los otros elementos frontales.

Sólo que Deep Dream, por así decir, “llenaba” ciertos espacios vacíos en las imágenes analizadas con sus propias interpretaciones… y los resultados fueron sorprendentes.

Más tarde, Google decidió liberar el código de Deep Dream para que cualquier programador investigara un poco a ver qué pasaba, y comenzaron a aparecer en Internet ejemplos de a miles, como las que ilustran este post. Increíble, ¿no? Y hay más: en la galería de fotos que se puede ver en este link hay ejemplos asombrosos.

Pero aún más: la cosa no se quedó en las imágenes fijas. También llegó a los videos.

Videos alucinantes (¿o alucinógenos?)

Aquí hay dos ejemplos de videos que fueron tratados con el algoritmo de Google. El primero es una secuencia de la película “Miedo y asco en Las Vegas” (“Fear and Loathing in Las Vegas“). Parecen salidas de la mente de alguien bajo los efectos de un alucinógeno, sin duda.

Y éste, quizás más surrealista que el anterior, es un videoclip hecho sobre la base de una recorrida en un supermercado, filmada con una cámara que se fijó en el frente del carrito de compras.

¿Es esto arte? ¿En qué se basa lo fascinante de estas imágenes (y a la vez inquietante, sabiendo su origen)? ¿Hasta qué punto intervinimos los seres humanos en su creación, si de hecho las imágenes fueron generadas por algo parecido a la Inteligencia Artificial? ¿Habrá en el futuro otros fenómenos generados por algoritmos y redes neuronales artificiales, tan inesperados y sorprendentes como éste, en otros campos, tales como la música, la literatura o, por qué no, la escultura, gracias al creciente uso y desarrollo de la impresión 3D?

Y yendo aún más allá: ¿llegará el día en que no podamos distinguir la “creación” de un sistema de Inteligencia Artificial de una creación humana?

El debate está servido.

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 23 Septiembre, 2015

Hace pocos días, en Tendencias Digitales, estuvimos contando las novedades que se vienen en el ámbito de la realidad virtual y los videojuegos.  Sin embargo, lo cierto es que la accesibilidad que esta tecnología promete para los próximos años, e incluso meses, va mucho más allá de este tema, y no precisamente porque sea un segmento menor, ya que hace años que la industria de los videojuegos factura más que Hollywood. La capacidad de penetración de esta tecnología todavía es difícil de vislumbrar para la mayoría de nosotros, de la misma manera que nos hubiera costado concebir los sistemas de streaming allá lejos y hace tiempo cuando nos hicimos nuestra primera cuenta de e-mail.

Así, otra de las industrias que ya está planeando su aterrizaje por las tierras de la realidad virtual es la de la música. Curiosamente, lo hará de la mano de tres innovadores argentinos que, desde Silicon Valley, aspiran a patear el tablero y modificar de raíz la forma en la que consumimos música hasta hoy.

La plataforma en cuestión se llama Vrtify, y lo que pretende es permitir experimentar, a través de imágenes obtenidas mediante cámaras de 360º, contenidos virtuales y videos que interactúan con el sonido. Este es, en realidad, el primer paso de lo que finalmente se pretende lograr, que es la capacidad de trasmitir conciertos en vivo vía streaming. El debut de la plataforma está previsto para 2016.

La idea es tentadora: se busca una lista de canciones, se elige un ambiente virtual, se ponen los anteojos de realidad virtual y a un “play” de distancia uno puede estar en la playa escuchando reggae, en un bar escuchando jazz o en pleno ensayo de una banda de rock.

Vrtify nace del trabajo en equipo de Federico González, un experto en Inteligencia Artificial (IA); Guillermo Kelly, desarrollador de videojuegos, y el emprendedor Facundo Díaz. Ellos hicieron algo tan inteligente que pronto parecerá obvio: utilizaron la combinación de las tecnologías más usadas de hoy, tales como la reproducción de música en dispositivos móviles y plataformas de streaming. Y la que está considerada como la siguiente evolución, el siguiente paso de la interfaz humana con la tecnología: La Realidad Virtual (RV). Tengamos en cuenta que la Revista Forbes la declaró como uno de los desarrollos más importantes en el lustro 2015-2020.

¿Quién no se perdió un recital que era en otro país? ¿Quién no se quedó sin entradas para un recital en su país? O ¿quién no quiso revivir un recital que sí presenció? Todas esas horribles sensaciones pueden formar parte del pasado, de la misma forma que antes de la masificación de los discos escuchar una canción a voluntad era algo inconcebible.

Pues bien: esto que comentamos en este post es lo que debemos esperar del futuro de la música. Ahora puede parecernos tan raro como lo fue el walkman cuando atomizó la potencia de la música, pero no se puede avanzar por una ruta mirando solamente el espejo retrovisor. ¿Será esta la solución a la eterna crisis de la industria discográfica? Solo queda esperar a ver cómo nos siguen sorprendiendo… y que siga la música!

Imagen: @evarinaldiphotography, con licencia Attribution-ShareAlike 2.0.

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 17 Septiembre, 2015

Hoy fuimos parte de la novena edición de #Craneando, que -como en oportunidades anteriores- se realizó en el Espacio Fundación Telefónica. Allí, en un debate innovador y enriquecedor moderado por el periodista Álvaro Liuzzi, los invitados a esta edición, Carlos Scolari y Pablo Aristizabal, intercambiaron experiencias y opiniones sobre el tema de esta edición: “La nueva ecología de la educación transmedia”.

Cuestión -nos referimos a lo “transmedia”- que no es la primera vez que abordamos en este blog: ya lo habíamos hecho cuando comentamos lo que pasó en el evento “Mediamorfosis”.

El objetivo de este nuevo #Craneando fue proponer a los asistentes –y luego extenderlo a la comunidad- un diálogo abierto sobre comunicación y educación en el cruce entre el mundo académico y el profesional, a partir de la incorporación de nuevos actores, productos, procesos, formatos y experiencias que enriquecen y transforman diariamente  la oferta educativa.

Aprender haciendo

La jornada comenzó con la proyección de trailers de trabajos realizados por Pablo Aristizabal, tales como -por ejemplo- la serie “Los Creadores”. Luego, y a partir de la famosa frase de Marshall McLuhan (“el medio es el mensaje”), Aristizabal desarrolló la idea de que la escuela era “el medio de la sociedad industrial, y que en la sociedad del conocimiento los medios son otros“.

Además, se planteó interrogantes sobre la naturaleza de la conexión entre la escuela y los medios hoy, la dificultad del maestro frente a las tecnologías y el reto no menor de lograr la atención en los alumnos. “Lo primero que tenemos que hacer con los niños es emocionarlos, para después buscar crear“, dijo.

A la hora de explicar los alcances y el significado del concepto de “I-do-tainment“, habló sobre la necesidad de “aprender haciendo”. “A negociar se aprende negociando, a rezar se aprende rezando y a crear se aprende creando”, dijo, y agregó que “en Aula365 buscamos que exista un aprendizaje student to student”.

Ecología de la educación

A su turno, Carlos Scolari explicó que hubo un cambio en los actores de la educación, y que ya no son las universidades quienes lideran las alternativas de formación profesional. Los cursos online y la educación peer to peer, donde todos son alumnos y maestros, son dos de los muchos modelos alternativos que han crecido en los últimos tiempos para disputar el espacio de las tradicionales casas de estudio.

Según Scolari, se modificaron los roles y es preciso generar aprendizaje en red actualizando las aulas mediante el rediseño de interfaces.”Cuando los chicos tienen un problema en un videojuego van a Youtube o a un foro y lo resuelven. Hay que investigar que pasa ahí y llevar esa metodología a las escuelas“, dijo, y afirmó que “en la red se invierte la lógica del capitalismo, son pocos los que escriben y muchos los que aprovechan de ese conocimiento. Un ejemplo es wikipedia“.

Entre otras frases inspiradoras para pensar en el nuevo paradigma educacional, Scolari afirmó que  ”los chicos son más eficientes que los adultos en la gestión de sus identidades digitales” y que “la innovación nunca aparece en el centro del sistema educativo“.

Aquí te dejamos la grabación completa de todo el encuentro, para que la disfrutes.

Publicado por Alejandro Marticorena el 12 Agosto, 2015

Muchas cosas están pasando en el mundillo de los medios masivos, la publicidad, el cine, el marketing y la comunicación con la llegada (más valdría decir “irrupción”) del paradigma digital, cuya revolución parece no tener fin.

Por eso me pareció excelente que exista y, más aún, se repita por segundo año consecutivo, un encuentro como Mediamorfosis, definido por Damián Kirzner, su director, como “una plataforma dedicada a pensar los medios y el trabajo en ellos, a partir de los cambios que genera la tecnología digital“.

A esta segunda edición, que duró dos días, asistieron más de 400 personas, entre quienes hubo representantes de las industrias de la televisión, la radio, la publicidad, el cine, el marketing y las comunicaciones de la región y el mundo. Y se realizó en el predio de El Dorrego, sede del denominado Distrito Audiovisual, en el barrio de Colegiales.

Los temas más comentados durante el encuentro fueron la transformación de los medios de comunicación a partir de la revolución tecnológica generada por el mundo digital, las nuevas narrativas transmedia, el impacto que estos elementos generan sobre la sociedad y los negocios, y las nuevas oportunidades que se abren con la inminente llegada masiva de los dispositivos de realidad virtual.

El fan como “moneda” en la economía transmedia

Participaron como oradores 19 expertos y especialistas de nuestro país y de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia. Uno de ellos, Adam Sigel, es guionista y productor en Los Ángeles, y trabaja en múltiples plataformas de entretenimiento y fue consultor (ojo al piojo) de Steven Spielberg, nada menos, para la creación de videojuegos.

Para Sigel, en las nuevas narrativas “el contenido generado por el usuario es clave”, y esto implica perder cierto control sobre la historia que se quiere contar, lo que representa un gran desafío para los directores de cine, muchos de los cuales son, en su opinión, “control freaks” (maniáticos del control).

Demostró, además, que el fenómeno transmedia no comienza ahora con lossmartphones y las redes sociales, sino que, por ejemplo, ya podía verse en las estrategias de Alfred Hitchcock para generar expectativa (y difusión) para sus películas.

Y desarrolló la noción de transmedia a partir de lo que éste puede generar sobre la base de los fans que, según su opinión, “son la nueva moneda, ellos son el valor de lo transmedia“.

A su turno, Paula Zucotti, especialista argentina en innovación, diseño, estrategia y previsión de tendencias que vive en Londres y colaboró con firmas como LG, Google, Nokia y Starbucks, reflexionó acerca de ese mismo término y afirmó que “transmedia” es una palabra que viene de la época en que los medios (radio, TV y equipos de música, entre otros) estaban separados, ya que, hoy, “en un celular conviven todos los medios en un mismo dispositivo”.

A la vez analizó cómo lo transmedial está presente en diversos usos que hacemos de objetos y de momentos. Por ejemplo, graficó que, antes, “los espacios de entretenimiento y de productividad estaban mucho más delimitados: por un lado, la TV, el audio, el cine; por el otro, el mundo de la computación, que era casi enteramente perteneciente al mundo de la producción y el trabajo“.

En cambio, con la revolución digital, ambos espacios se integran y “las fronteras se borran, tanto si trabajamos como si no“, y ese quiebre, para Zuccotti, se produjo “cuando Internet se metió en la TV, y cuando ésta lo hizo en la tablet“.

Lo transmedia, la tecnología, lo humano

Darío Sztajnszrajber, filósofo, ensayista, profesor y presentador de televisión argentino, le otorgó el necesario enfoque filosófico a la cuestión desarrollando la temática de la relación entre lo humano y lo tecnológico, y partió de la diferencia entre la capacidad de concentración que hoy tiene un adolescente, capaz de estar “en cuatro cosas a la vez”, y la que tienen sus profesores, “quienes se quejan de que sus alumnos no se concentran. Pero ¿no será que son ellos los que no pueden concentrarse de otra manera?” y agregó: “tendríamos que redefinir qué es concentrarse”.

Asimismo, aludió al pensamiento dicotómico de base lógica, que los griegos utilizaban para definir racionalmente al mundo y que es la base de todo diccionario. “Pero hoy ese pensamiento no nos sirve para entender qué está pasando con la tecnología”, aseguró. “Y esa es la raíz de las dos visiones predominantes sobre la tecnología: la pesimista, que ve lo tecnológico como algo que distorsiona o destruye una naturaleza humana pretendidamente pura, y la optimista, para la cual la tecnología es aquello que viene a mejorarnos y a ampliar esa naturaleza humana”. Y cerró su razonamiento con una pregunta que quedó abierta: “quizás debiéramos pensar que lo errado es creer que existe una ‘naturaleza humana’”.

Al día siguiente, uno de los expositores más celebrados fue Oscar Raby, el artista chileno residente en Australia, que obtuvo gran reconocimiento internacional a partir de Assent, un documental inmersivo de realidad virtual que narra la experiencia de su padre, un militar chileno que en 1973 fue obligado por sus superiores a presenciar el asesinato de 15 prisioneros.

El documental, realizado para los cascos de realidad virtual Oculus Rift (producidos por Oculus VR, a la sazón empresa adquirida el año pasado por Facebook), “pone al usuario en las botas de mi padre”, dijo Oscar.

Al cierre de la jornada, tomó la palabra David Varela, escritor y productor británico de proyectos interactivos, y autor de la exitosísima aventura para móviles “Sherlock: La Red”, protagonizada por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman.

Para David, que hizo especial énfasis en el factor emocional de cualquier proyecto transmedia, “mucha de la emoción viene del tipo de tecnología que elijamos para narrar nuestra historia” ya que cada dispositivo, en su opinión, ofrece un modelo diferente de experiencia al espectador y participante. “Mi título dice ‘escritor’, dijo David, pero bien podría decir ‘diseñador de experiencias’, ‘diseñador de narrativas’ y muchas otras cosas“, afirmó.

Sin duda hubo mucho más. Pero todo relato es un recorte de la realidad, y hasta los periodistas caemos en las generales de esa ley. Lo importante, en todo caso, es que estos encuentros se realicen, y que haya gente que, más allá de la vorágine cotidiana, pueda parar la pelota un rato y pensar dónde estamos, de dónde venimos y, lo más importante… hacia dónde estamos yendo.

Imagen: @DAC_directores, publicada en su cuenta en Twitter.

Publicado por Alejandro Marticorena el 27 Febrero, 2015

Y, es así: cuando uno va ganando fama o éxito (o ambos) a la corta o a la larga pasa a la pantalla grande.

Eso fue lo que pasó con la familia de personajes de Aula365 Speedy, la red social de educación y entretenimiento del Grupo Telefónica.

¿Cómo es esto? En efecto, se acaba de lanzar la primera serie “Live Action – 3D” multipantalla para los niños y la familia, iniciativa que adoptará la forma de una nueva propuesta televisiva, el programa “Los Creadores“, que se emitirá desde mañana, sábado 28 de febrero, a las 11:30 por la pantalla de Telefe.

Estuvimos presentes en el lanzamiento del programa, y entrevistamos a a Horacio Mansilla, Director de Marketing Operativo de Cliente Producto Fijo, y a Leonardo Rubino, Jefe de Desarrollo Comercial de Aplicaciones Digitales.

Así, los usuarios de Aula365 Speedy podrán acceder a todos los contenidos premium del nuevo programa, que se define como la primera serie transmedia “IDoTainment” para los niños y la familia, ya que utiliza un formato innovador, entendiendo el “IDoTainment” como una combinación de entertainment edutainment que promueve, en forma simultánea, el “I do”, el “yo hago” de los niños.

Esta innovación se basa en la combinación del uso de la TV, el dispositivo móvil (smartphone o tablet) y la computadora, y es una adaptación para la televisión del del juego 3D multi-jugador “Creápolis”, basado en un mundo abstracto que promueve la creatividad y las creaciones.

La familia de personajes de “Los Creadores” tienen como particularidad haber nacido en el sitio web de Aula365 Speedy. Su primer formato fue en 2D y llegó a integrar el Libro Guinness de los Récords como el comic colaborativo más grande del mundo.

Luego, seguiría  el formato 3D con el cortometraje “El secreto del calendario Maya”, y hoy se instala en la primera pantalla, con una nueva forma de ver la televisión.

Cada capítulo es auto-conclusivo y tiene una temática actual, que puede ir desde “Reciclaje”, “Comunicación” hasta “Transporte”. Esas temáticas son abordada desde una lógica donde lo importante es la imaginación y hacer que las cosas sucedan.

Así, “Los Creadores” propone una experiencia transmediática donde la narrativa se construye en simultáneo con los espectadores, que adoptan un rol activo y participativo antes, durante y después de la emisión de cada capítulo.

Aquí, el trailer del programa, tal como se emite por Telefe.

Sobre Aula365 Speedy

Es la red social de educación y entretenimiento del Grupo Telefónica. Posee más de 2 millones de usuarios registrados en la Argentina. El sitio ofrece más de 4.000 recursos multimedia e interactivos, y se posicionó como la red social educativa más importante de Iberoamérica.

No sólo está dirigido a niños en edad escolar sino también sirve de apoyo a docentes, padres y adultos.

Sobre A365 Studios

Es la productora de Aula365, primera red de aprendizaje social interactivo, que tiene más de 5 millones de usuarios con presencia en Argentina, Chile, Perú, Uruguay, México, Colombia, Italia, España, Brasil y Estados Unidos. También, brinda servicios de producción audiovisual e interactiva.

Posee oficinas en Argentina, Italia y México, y proyecta continuar su expansión en América latina.

Más información

Sitio web de “Los Creadores”

“Los Creadores” en Facebook

“Los Creadores” en Twitter

Sitio web de “Creápolis”

Publicado por Alejandro Marticorena el 15 Julio, 2014

Ayer comentaba, en la primera parte de este post, que el Mundial que finalizó el domingo fue un récord absoluto en cuanto a participación de los usuarios de las dos redes masivas por excelencia: Facebook y Twitter.

Y destacábamos, por empezar, los números de Twitter. Entre otros datos, esa red consignaba en su blog un par de récords.

El primero: el partido entre Alemania y Brasil, con su increíble resultado de 7 a 1 en favor de los germanos, fue récord de tuits para un solo evento, con la friolera de 35,6 millones de “trinos”, como les dice una castellanización algo forzada de la palabra “tuit”.

El segundo:  cuando terminó el partido de la Final del Mundo entre Argentina y Alemania se registró el récord de tuits por minuto (TPM) en la historia de Twitter: 619 mil, que equivalen a más de 10.300 tuits por segundo.

Explosivos números de Facebook

Ahora bien: ¿qué pasó con Facebook?

La red más popular del mundo también consignó en su sala de Prensa datos variados y detallados sobre lo que fue sucediendo durante todo el Mundial Brasil 2014. (Seguir leyendo) Ver más

Publicado por Alejandro Marticorena el 14 Julio, 2014

Finalmente, el Mundial Brasil 2014 llegó a su fin.

No con el resultado que los argentinos hubiésemos deseado, claro, pero de todas formas con la satisfacción de haber puesto toda la garra, la fuerza y la dignidad que estuvo a nuestro alcance.

¿Cómo se vivió este Mundial en las redes masivas como Facebook y Twitter?

Todos los que usamos los medios sociales (y más aún quienes trabajamos en y sobre ellos) queríamos conocer las cifras que ratificaran lo que ya venía siendo una casi obviedad apenas 10 días después de comenzado: que éste sería el mundial más social e interactivo de la historia, haciendo que el mundial anterior, de Sudáfrica 2010, parezca un chiste.

Facebook y Twitter: nada que envidiarle a las audiencias televisivas

Como no podía ser de otra manera, entre ayer y hoy tanto Facebook como Twitter divulgaron cifras que dan una idea de la envergadura y masividad en el uso de las redes a nivel mundial, en lo que fue un récord absoluto de audiencias para ellas. (Seguir leyendo) Ver más

Publicado por Alejandro Marticorena el 24 Junio, 2014

Si sos estudiante del último año de carreras de Comunicación o Periodismo de universidades públicas o privadas, esto seguro te va a interesar: Telefónica anunció hoy que, por segundo año consecutivo, lanzó el concurso “Estímulo – Premio Telefónica de Periodismo Universitario”, que distinguirá los mejores trabajos académicos de los futuros profesionales.

Si decidís participar tenés tiempo hasta el 25 de agosto inclusive para presentar tu trabajo, que deberá demostrar tus conocimientos y habilidades periodísticos plasmados mediante el uso de las herramientas de producción y publicación online disponibles hoy.

Si querés seguir las alternativas del concurso, no te pierdas lo que vaya publicándose en Twitter mediante el hashtag #PeriodismoUniversitario.

Si bien más abajo desarrollamos un poco los detalles, en este video hay más información:

En Twitter