Publicado por Alejandro Marticorena el 3 Diciembre, 2015

Lo bueno de editar un blog con la historia que tiene Tendencias Digitales (en febrero cumpliremos nueve años) es que uno ya dispone de un importante archivo con producción propia.

Entonces, muchas veces se puede tener noción de cuánto hace que ciertas cosas, que parecen muy nuevas, en realidad tienen su origen en hechos (o anuncios) que datan de años atrás.

Es lo que sucede, por ejemplo, con notas como las que se comentan aquí. Se informa que la compañía surcoreana Samsung acaba de patentar “dispositivos móviles que se pliegan y se enrollan“, a partir de información publicada al parecer originalmente en el sitio Patently Mobile.

En efecto, la información difundida asegura que “se trata de móviles capaces de enrollarse y plegarse“, entre los cuales hay “un teléfono inteligente que puede doblarse en distintas secciones para entregar diversas funcionalidades, por caso, convertirse en una tablet“.

La cuestión es que, evidentemente, la novedad consistiría “apenas” en el patentamiento de tales dispositivos… pero no en los planes de Samsung.

En este post de hace casi cuatro años comentábamos algunos proyectos que diversas empresas -entre las que se contaba la surcoreana- donde no sólo mencionábamos el proyecto de dispositivos con pantallas táctiles flexibles: publicábamos el video que ves abajo, donde Samsung muestra, como comentábamos por entonces, “ni más ni menos que una tablet con pantalla AMOLED táctil, flexible y transparente. Mejor dicho: una tablet que es una pantalla AMOLED táctil, flexible y transparente“.

Y, claro: Samsung no es ni la única empresa que hace cuatro años (o más) ya pensaba en dispositivos flexibles, ni la única que publicaba videos demostrativos. En ese mismo post que publicamos en 2011 mostrábamos el video siguiente, que Sony ya había puesto online en mayo de 2010.

¿Es que no hay nada nuevo bajo el sol? Sí. Sólo sucede que lo que a primera vista parece nuevo, en realidad no lo es tanto.

Imagen: @Plastic Logic, distribuida con licencia CC BY-SA 2.0.

Publicado por Ignacio Forciniti el 26 Noviembre, 2015

Hace un tiempo comencé a hablar de cuáles son las mejores aplicaciones móviles (o apps, para sonar más techie) con las que podemos hacernos un favor a nosotros mismos a la hora de cuidar nuestra salud.

Y ya que estamos: cuando decimos “salud” solemos pensar automáticamente en un doctor, un hospital y tecnología de ultra avanzada para operaciones de alta complejidad. Pero… ¿estar saludable no es algo mucho más cotidiano? De hecho, podemos estar más sanos haciendo cosas muy simples, como caminar más y dormir mejor. A la lista de apps para mejorar la salud que mencioné en mi anterior post, sumo otras muy útiles para conseguir estos sencillos retos:

“Tenés que caminar por lo menos 10.000 pasos diarios”

Cuando parecía que ya no podíamos tener más retos que cumplir para estar más saludables, a alguien se le ocurrió contar nuestros pasos y definir que debemos dar 10.000 pasos por día. “Ah, no es nada, seguro que yo doy muchos más que 10.000 pasos por día” es lo primero que nos decimos cuando alguien nos cuenta este objetivo, pero ¿estamos seguros de que lo conseguimos?

Si bien hay dispositivos específicamente diseñados para eso (llamados podómetros) que miden de forma muy precisa los pasos, podemos también utilizar nuestro smartphone para contabilizarlos. Claro que no será tan preciso como un podómetro, pero el margen de error suele ser bajo y no requiere más que instalar una pequeña aplicación gratis en tu celular. ¿Por qué no probarlo?

A mi entender, el mejor es el Podómetro de Tayu Tau (acá en Android), donde cumple muy bien su función (y la aplicación ocupa muy poco espacio). Claro que si usas MyFitnessPal, podés usar Podómetro y Entrenador de Peso (Android | iOS) que te permite sincronizar la información recabada y poder tener un mejor registros de calorías quemadas. Por último, si sos de los que les gusta el mundo multiplataforma (para verlo desde tu celu, la tablet y la compu) te recomiendo el Runtastic Podómetro (Android | iOS).

“Procurá dormir 8 horas al día”

A todos nos gusta dormir bien, y más allá de procurar dormir el tiempo suficiente, lo importante también es poder descansar bien. ¿Acaso hay apps que también nos pueden ayudar a dormir mejor? Sí, hay apps para todo.

Runtastic Sleep Better (Android | iOS) permite hacer un seguimiento de las horas que dormiste y analizar qué tan bien descansaste con unas muy interesantes gráficas de seguimiento hora por hora. Tiene muchas otras funciones, como el poder registrar qué tan bueno fue el sueño y hasta el estado de ánimo con el que te despertás. Otra buena alternativa es SleepBot (Android | iOS) que hace un cálculo de tu “deuda de sueño”: podrás saber cuántas horas más tenés que dormir para poder sentirte descansado.

Eso sí, un dato a tener en cuanta al usar estas aplicaciones: al estar permanentemente con el micrófono abierto y procesando info, suele consumir mucha batería y elevar la temperatura de tu equipo. Así que recomiendo, ponerlo en “modo avión”, cerrar todas las apps abiertas antes de dormir y si lo dejan conectado al cargador mejor aún.

Como se ve, la tecnología en general y las apps en particular ofrecen, siempre, más que lo que uno supondría a primera vista.

Imagen: @Jason Howie, distribuida con Licencia CC BY 2.0.

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 3 Noviembre, 2015

Desde que el mundo es mundo, (o al menos desde que el mundo que conocemos es el mundo que conocemos), la publicidad es un componente absolutamente normal dentro de la oferta de un contenido.

Así, si estamos mirando un programa de TV, es usual que veamos -y hasta esperemos- el corte que nos permita hacer una pausa para ir al baño o buscar una nueva bebida. Si estamos mirando una revista, es habitual que tengamos que pasar varias páginas de publicidad hasta llegar al contenido que nos interesa, y si estamos escuchando la radio, nadie se sentirá sorprendido si la voz de los conductores cede su lugar a engoladas propuestas que nos invitan a disfrutar de un viaje o de una bebida gaseosa.

Las cosas, sin embargo, no son tan simples en el mundo digital, donde varios coinciden en usar la metáfora del gato y el ratón para ilustrar una suerte de carrera o competencia que se ha empezado a dar entre editores de contenidos y programas o plugins bloqueadores de publicidad online.

El primer paso lo dieron bloqueadores como Crystal, Blockr o Purify, que garantizan una “mejor experiencia” de navegación en la web bloqueando avisos indeseados y ponen en manos del usuario autorizar o no a determinado sitios web a que le muestren publicidad.

Además (o como consecuencia) de evitar la “molestia” de tener que ver avisos que uno no ha pedido y de impedir la instalación de cookies u otros programas de rastreo de la actividad del usuario (conocidos como adware), estos bloqueadores garantizan mayor velocidad en la navegación y (si trabajamos con una laptop) una mayor duración de la batería de nuestro dispositivo.

Una paradoja notable

Hasta aquí, todo sería bárbaro… si no fuera porque -paradójicamente- la publicidad es la que paga gran parte de los sueldos de quienes generan todo ese contenido –noticias, videos, columnas de opinión, etcétera- que vinimos a buscar a la web.

Más aún: en muchos casos… ¡es la que mantiene a los sitios funcionando! Preocupados por una situación en la que, según un informe reciente publicado por Mashable, el número de usuarios de bloqueadores de publicidad aumentó en un 41% en 2014, los editores han comenzado a dar batalla. No es para menos, si es cierto que, como la misma nota informa, los 300 millones de personas con este tipo de aplicaciones en sus dispositivos hicieron perder a la industria ingresos por 22.000 millones de dólares solamente el año pasado.

Como muchos señalan, los dólares (o pesos) de la publicidad son la sangre misma del sistema de contenidos gratuitos en Internet, razón por la cual esta hemorragia de dinero que se pierde por los bloqueadores podría poner en crisis a todo el sistema.

Los que desbloquean bloqueadores

Esta es la razón por la que, con la misma velocidad con que aparecieron los bloqueadores, han comenzado a aparecer sistemas que los detectan y usan vías alternativas para que la publicidad llegue a nuestros ojos. “Una de las más recientes es Yavli”, explican en esta nota.

Yavli desarrolló una herramienta que permite mostrar enlaces relacionados “saltándose” las barreras de los bloqueadores de anuncios. Esta tecnología “se ejecuta en cientos de páginas web, entre los que podemos encontrar The Daily Caller o sites más pequeños como GameZone sigue la nota.

Entre otras estrategias para defenderse de los ad blockers está la recientemente implementada por el Washington Post, que cuando detecta un bloqueador de publicidad impide al usuario ver el artículo hasta que acceda a suscribirse a los newsletters del diario. El mensaje es claro y directo: “tenés un bloqueador de publicidad activo. Ingresa tu dirección de e-mail para liberar (unlock) esta historia” dice el cartel que oculta el contenido al lector.

Más allá de cómo vaya a terminar esta batalla, parece claro que será necesario encontrar formas más creativas para que la publicidad sea lo suficientemente segmentada y selectiva de modo que llegue a los ojos y oídos de quienes realmente puedan estar interesados en ella, evitando al mismo tiempo a quienes no quieran saber nada del asunto.

Y esto, en un marco en que los días de la publicidad invasiva, que se metía sin pedir permiso en nuestras vidas, parecen estar definitivamente contados.

¿Alguna idea sobre cómo hacer para garantizar la supervivencia de los contenidos gratuitos sin invadir ni molestar al usuario? Espere, no nos la diga ahora. Vamos a un corte, y enseguida volvemos.

Imagen: @PublicDomainArchive, distribuida con Licencia CC0 1.0.

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 30 Octubre, 2015

Aunque sean pocos los que conozcan la palabra procrastinar, son muchos en realidad los que viven y sufren el efecto al que este extraño vocablo alude. Según la Real Academia Española, el término –derivado del latín procrastinare- hace referencia a la acción de “diferir o aplazar”, mientras que para la Wikipedia, la procrastinación “es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables”.

Caída en desuso durante décadas, la palabra volvió al primer plano a partir del uso excesivo que muchas personas hacen de Internet, y del tiempo que pasan navegando cuando en realidad sería recomendable que estén haciendo otras cosas.

Si alguna vez sospechaste que Internet le está restando tiempo a tu vida off line, un economista tiene malas noticias para vos. Efectivamente lo está haciendo” dice una nota del Washington Post al citar un estudio según el cual de cada 10 minutos que la gente pasa “paveando” (fooling around) en Internet -esto es, no chequeando mails ni trabajando- pasan 2,9 minutos menos en otras formas de ocio, 2,75 minutos menos trabajando y 1,2 minutos menos dedicándose a cuidados personales, incluyendo dormir.

Antídotos para cuidar el tiempo

Interesante, ¿no? Sin embargo, no todas son malas noticias en el mundo digital, ya que así como la amenaza de la procrastinación es bien real, también es cierto que existen numerosas aplicaciones que nos permiten optimizar nuestro tiempo productivo. Algo así como antídotos para procrastinadores, que hay en cantidades muy grandes y en formatos de los más variados.

Algunas de ellas, como Evernote, ya fueron comentadas en Tendencias Digitales, aunque hay muchas otras según las necesidades y los deseos de cada uno.

Si la cuestión pasa por organizar en un solo espacio los planes personales, los proyectos de trabajo y las tareas compartidas, Any.do puede ser una buena opción, aunque si el temor es, como mencionábamos al comienzo, el de estar perdiendo mucho tiempo en videos de gatitos, Rescue Time parece ser la opción ideal. Como bien explican aquí, “esta app tiene una sola misión: ayudarte a encontrar un balance entre tu vida privada y tu vida laboral” y para ello monitorea nuestra actividad on line y nos pasa un reporte al final del día diciéndonos cuánto tiempo estuvimos en cada app. “Por si fuera poco, te envía alertas cuando detecta que pasas mucho tiempo en un sitio web, te permite bloquear páginas distractoras y te ‘pone una estrellita’ cuando cumples tus objetivos”, destaca la nota.

Si tu vicio pasa por recibir todo tipo de informaciones en tu teléfono celular, Focus Lock es una opción ideal, ya que bloquea las distracciones como los resultados deportivos o los informes del clima y cuenta con un temporizador que te permite desbloquearlas en tu tiempo libre.

Por otro lado, si el objetivo pasa por armonizar y ordenar “visualmente” las tareas y pendientes utilizando el modelo kanban,Trello es una de las buenas soluciones disponibles.

Así las cosas, pareciera que en el mundo digital se repite la vieja máxima según la cual, ante cada amenaza, podemos encontrar una oportunidad. La procrastinación es realmente un mal de la época a tener en cuenta, aunque la solución puede estar allí mismo, en la web, para que recuperemos el ansiado balance entre la vida on y off line.

Imagen: @SunshineCity, distribuida con Licencia CC BY 2.0.

Publicado por Ignacio Forciniti el 29 Octubre, 2015

Hacer más deporte, beber más agua, caminar más, dormir mejor, no fumar. Éstas son sólo algunas recomendaciones de la casi interminable lista posible para tener nuestras vidas más saludables, y que suelen repetirnos a diario.

Cansado de que, por más esfuerzo que pusiese, siempre aparecía alguien que ponía el dedo en la llaga (y, cuando no, me agarraba infraganti comiendo una medialuna de grasa), me propuse que la tecnología sea mi aliada también en esto. Para mi sorpresa, en esa búsqueda descubrí todo un mundo de aplicaciones disponibles (y muchas de ellas gratuitas) que me han resultado muy útiles para ayudarme a conseguir estos retos. O, por lo menos, intentarlo.

Y como todo lo bueno se debe compartir, aquí les iré dejando aquellas aplicaciones que considero como las mejores para conseguir cada reto y así poner tu smartphone a tu favor para tener una vida más saludable.

Arranquemos por aquellas que tenemos más ansias de conseguir:

“Tendrías que bajar de peso”

Seguramente esta sea una de las metas más buscadas y que atormenta tanto a mujeres como a hombres. Sea por mejorar nuestra salud o simplemente por querer vernos mejor, tenemos disponibles muchísimas aplicaciones que pueden sernos de utilidad.

Podríamos agruparlas según las 2 tácticas más frecuentes:

Calorías que van y vienen

Hay aplicaciones que permiten registrar día a día lo que hemos comido y la actividad física realizada, y así poder llevar un registro de las calorías ingeridas y quemadas. Nada mejor para alimentarse de forma más sana que tomar consciencia lo que uno come.

  • MyFitnessPal o FatSecret son sin duda las mejores. Permite registrar de forma muy simple y rápida los alimentos (incluso escaneando el código de barras del envase), y son multiplataforma, es decir, podés seguir el registro desde tu celu, tablet o compu). Si tuviese que elegir entre ambos, me quedo con MyFitnessPal por la posibilidad de sincronizar su información con otras aplicaciones (algunas las detallaré más adelante).

  • Virtuagym Food es, además de un contador de calorías, un recomendador de una gran variedad de dietas… más allá de que sean realmente efectivas: por eso, es mejor -como dicen en las publicidades- acudir al médico; en este caso, el (o la) nutricionista.

A ponerse en forma

Por supuesto, no podían faltar aplicaciones que nos ayuden y motiven a mantenernos activos. Podría agruparlas en:

  • Especialmente para correr: Runtastic también es una excelente alternativa para correr, trotar o caminar. Tiene la capacidad de medir mediante el GPS del smartphone tu progreso guardando tu historial detallado; propone mapas de entrenamiento y se integra al mencionado MyFitnessPall (para llevar un registro más preciso de calorías quemadas), entre otras muchas funciones. Pero si tuviera que destacar algo realmente innovador y distintivo son sus Story Running: son historias narradas -como un audiolibro- que te involucra en la historia (donde, claro está, para lograr un buen desenlace de la misma deberás correr). Súper recomendable.

  • Para motivar tu entrenamiento deportivo: Endomondo permite hacer un seguimiento de tu entrenamiento (sea correr, caminar, andar en bicicleta, kayak o lo que fuese), ver tus estadísticas, fijarte un reto a conseguir y hasta competir con tus amigos.

  • Para hacer ejercicios en tu casa: como si se tratase de la evolución de los video de los años 80 para hacer gimnasia en tu casa, hoy contamos también con aplicaciones que sigue esa misma línea. Desde las que son videotecas donde recomienda ejercicios a realizar según la parte del cuerpo que deseamos ejercitar (como los realizados por la bailarina Magui Bravi Fitness) hasta los que recomiendan ejercicios para hacer en casa como Ejercicios Caseros o Entrenamiento de 7 minutos.

“Beber 2 litros de agua por día”

El médico, nuestras madres y hasta la TV (lógicamente con sus publicidades de agua) nos hablan de la importancia de cumplir esa meta. Y hasta muchas veces tras escuchar afirmaciones como “nuestro cuerpo es un 70% de agua…” tomamos conciencia de la importancia de hidratarnos y nos autodesafiamos diciéndonos: “vamos, no puede ser tan difícil, voy a empezar a asegurarme de tomar por lo menos 2 litros de agua por día”… pero con el correr de los días nos distraemos y llegado el fin del día quedamos lejos de esa meta.

Y hasta solemos autoconsolarnos, y nos mentimos con un “no llevo el control, pero debo estar tomando esa cantidad de agua”.

Pero… ¿para qué engañarnos? Por supuesto que existen también aplicaciones para ayudarnos a cumplir esta meta. Por citar alguna de ellas, Aqualert, Water your body o Toma Agua nos permiten ir registrando vaso a vaso la cantidad de líquido ingerido y así poder ver cuánto nos falta para terminar de cumplir nuestro objetivo diario, así como tu evolución semanal, mensual y anual.

Pero, a mi entender, lo mejor de todo es que cuando pasa mucho tiempo que no tomaste nada, te emiten un recordatorio para que nunca dejes de hidratarte (especialmente útil para días fríos que nuestro cuerpo no nos lo pide).

Como todos los grandes retos, se empieza de a poco. Comiencen por probar estas aplicaciones y vayan preparándose porque les traeré más recomendaciones en mi próxima visita por aquí.

Imagen: @ClkerFreeVectorImages, distribuida con Licencia CC0 1.0 Universal.

Publicado por Alejandro Marticorena el 27 Octubre, 2015

Hace unos días, Chema Alonso, CEO de ElevenPaths (empresa de seguridad informática filial de Telefónica) dio una conferencia en el Espacio Fundación Telefónica donde se refirió al modo en que las tecnologías de cloud computing y el Big Data son capaces de analizar las aplicaciones móviles que se suben a Internet (en este link, el video de la transmisión completa vía Ver más

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el

En nuestra nota anterior, hablamos de las bitcoins y te dimos algunas primeras nociones acerca de esta novedosa criptodivisa que, a seis años de su creación, sigue siendo tema de debate y gana tanto defensores como detractores.

Naturalmente, el tema está lejos de poder ser agotado en una sola nota, por lo que aquí vamos con una segunda aproximación para tratar de echar algo más de luz sobre la nueva clase de dinero que fanatiza a tantos y desconcierta a tantos más.

Una de las primeras cosas que hay que decir al momento de hablar de los “pro” es que la lista de comercios e instituciones que aceptan bitcoins crece constantemente, a tal punto que existe un directorio llamado mercado bitcoin donde uno puede consultar los lugares en los que puede pagar con su dinero digital filtrando tanto por ubicación geográfica como por actividad.

Así, las opciones abarcan desde alojamiento, arte, educación o deportes hasta gastronomía, indumentaria o turismo, y quien quiera sumarse a la lista de quienes aceptan esta novedosa forma de pago, no tienen más que darse de alta en este mismo sitio.

Si la idea es ubicar geográficamente a aquellos que estén cerca de nuestra ubicación y a los que podamos pagarles con bitcoins, coinmap.org es una excelente opción, ya que identifica con nombre, apellido y ubicación a aquellos que reciben nuestro dinero virtual como moneda de pago.

Algunas ventajas

Quienes ya figuran en este directorio seguramente lo hacen confiados en las numerosas ventajas que las bitcoins ofrecen y que, tal como aparecen resumidas en esta nota, consisten, entre otras, en que se trata de una moneda global (puede ser usada en todo el mundo y más allá de cualquier límite político o geográfico), imposible de falsificar (no hay manera de hacer bitcoins falsos sin que la red lo detecte), más barato en sus costos de transacción que los de las tarjetas de crédito, y seguro, ya que tiene un sólido respaldo criptográfico y se puede guardar en múltiples localizaciones simultáneamente.

A esto hay que sumar la transparencia derivada de que todas las transacciones quedan registradas en espacio al que puede accederse libremente y su alta divisibilidad, lo que la hace ideal para realizar micropagos. Además, una fortuna en bitcoins puede ser almacenada en un simple USB.

Y algunas desventajas…

Naturalmente, no todas son rosas en el mundo de las bitcoins, y sus principales críticos apuntan, entre sus costados más vulnerables, la alta volatilidad, que se deriva del hecho de que se trate de un sistema descentralizado, la inexistencia de un respaldo financiero al estilo de las monedas nacionales, y el anonimato de las transacciones, que así como para algunos puede ser una ventaja, ofrece también un costado desventajoso al no permitir control alguno sobre eventuales actividades ilícitas y quedar totalmente al margen de cualquier obligación tributaria.

Naturalmente, la escasa implantación del bitcoin es señalada también como una de sus principales desventajas ya que, a pesar de su crecimiento, sigue sin resultar fácil encontrar quién acepte esta forma de pago en nuestra vida cotidiana.

Si bien hace unos meses se estimó que en la Argentina la base de usuarios creció un 60% de un año a otro, la realidad es que no se cuenta con estadísticas precisas sobre el tema, y los cálculos hablan de entre 8.000 y 50.000 usuarios en el país. Un número que, aun cuando se verifique la hipótesis más optimista, todavía deberá crecer mucho para que esta forma de pago se popularice y se instale como una verdadera opción al momento, por ejemplo, de pagar el café que estamos tomando mientras escribimos esta nota.

¡Mozo, la cuenta! ¿Acepta bitcoins?

Imagen: @Francis Storr, distribuida con Licencia CC BY-SA 2.0.

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 20 Octubre, 2015

Una de las formas más crueles y punzantes que el dibujante y productor televisivo Matt Groening, autor de Los Simpsons, tuvo para criticar ciertos hábitos de la familia media estadounidense en los 80 fue mostrar a todos sus miembros sentados e “idiotizados” frente al televisor.

No en vano, durante mucho tiempo, se llamó al rey de los aparatos hogareños “la caja boba”, una nominación que sorprendente y sugestivamente ha cambiado en los últimos años por la de su opuesta “Smart TV”.

Y es que, de hecho, la televisión que conocemos hoy poco o nada tiene que ver con la que tradicionalmente miraron nuestros padres y abuelos, sujeta a horarios inamovibles, a una programación única y a una oferta de contenidos que, a la luz de los que disponemos hoy, parece extremadamente reducida y pobre.

Hace poco más de un año, como panelista de la primera edición de Mediamorfosis, el periodista argentino Reynaldo Sietecase desafiaba a la audiencia, a propósito del caso Vorterix, y proponía: “tomen a cualquier adolescente y pregúntenle si mira televisión. Se van a sorprender con la respuesta”.

En realidad, es posible que los chicos sigan mirando productos televisivos, solo que no necesariamente lo hacen a través del televisor. Tablets y celulares han reemplazado en buena medida al medio privilegiado para el consumo de contenidos en video.

Cambios en las audiencias, cambios en el consumo

Gracias a la conexión de los Smart TV a Internet, el televidente de hoy se ha acostumbrado a consumir contenidos como quiere y donde quiere, y esa idea folletinesca de esperar hasta la próxima semana para ver cómo sigue una historia ha quedado definitivamente enterrada cuando Kevin Spacey decidió, junto a Netflix, lanzar todos los capítulos de House of Cards en forma simultánea, para que cada uno decidiera cómo y a qué velocidad consumiría la serie. Quien quisiera ver todos los capítulos en una noche podía hacerlo. Y quien quisiera verlos de a uno por día o de a uno por semana, también.

Naturalmente, esto altera de raíz la lógica tradicional de los medios masivos de comunicación. Y representa un reto (y un dolor de cabeza, claro) para programadores y publicistas, que ya no dispondrán de una audiencia cautiva esperando pacientemente que ellos les digan qué ver y cuándo verlo.

Según una investigación de Digital TV Research, comentada recientemente por el medio especializado Señal Internacional, “el número de televisores conectados a Internet alcanzará 876 millones en 2020, más del doble en relación a los 415 millones esperados para finales de 2015”.

Más allá de que los fabricantes de SmartTV parecen los grandes ganadores de esta transformación, existen algunos desarrollos, como el de Apple TV, que permiten disfrutar de contenidos alojados en la nube sin necesidad de tener en casa un dispositivo tan costoso. Por un costo de entre 150 y 200 dólares, Apple TV no solo permite disfrutar de contenidos de Netflix, Youtube o Hulu sino además ejecutar una gran cantidad de juegos y aplicaciones, que como se sabe han sido una de las claves para el crecimiento del iPhone o el iPad. No en vano, el CEO de Apple, Tim Cook, dijo que “la televisión del futuro son las apps”.

Como se ve, atrás, muy atrás, ha quedado la imagen de toda una familia mirando la tele. No porque ya no se pueda disfrutar en conjunto de una buena película, sino porque, si bien eso podrá ocurrir como excepción, la TV conectada tiene hoy un sinfín de sugerencias y propuestas adecuadas a cada gusto y a cada espectador.

¿Cómo sigue la historia? Es difícil saberlo por ahora. Y no hay spoiler capaz de anticiparlo.

Imagen: @VIA Gallery, distribuida con Licencia CC BY 2.0.

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 19 Octubre, 2015

Muchos de nosotros –si no todos- hemos oído hablar alguna vez de los millennials, como se llama a esos jóvenes nacidos entre los 80 y el fin del Siglo XX, y a los que el cambio de milenio los encontró en plena adolescencia. Breve disgresión en el arranque del post: Telefónica realizó a mediados del año pasado un estudio global sobre este segmento, cuyos resultados comentamos aquí.

Volviendo de la disgresión: insertos ya de lleno en el mundo del trabajo, los millenials han incorporado una serie de características peculiares en su relación con muchas cosas –el trabajo entre ellas-, que los han separado de las generaciones precedentes para desconcierto, furia y/o desorientación de sus mayores.

Tal como afirma una nota reciente de la edición online de la revista Forbes, los millenials son una generación atravesada por “computadoras portátiles,  smartphones, espacios de trabajo compartidos, home office,  acceso a Internet y la posibilidad de administrar sus horarios” lo que permite que trabajen desde cualquier lugar y en cualquier momento “obligando a las tres generaciones que actualmente conviven en el ámbito laboral a adaptarse a un nuevo paradigma profesional”.

En efecto, esta nueva manera de relacionarse con la tecnología es tan novedosa que no falta quien afirme que los jóvenes de hoy consideran a sus dispositivos tecnológicos como extensiones de su propio cuerpo.

Además de representar una amenaza y a veces una ofensa para quienes difícilmente comprenden esta nueva manera de relacionarse altamente mediatizada por la tecnología, el vínculo de los jóvenes con sus dispositivos dio lugar al concepto de BYOD (acrónimo de “bring your own device”, o “traiga su propio dispositivo”), algo de lo que ya hablamos hace algún tiempo y que está motivando una serie de nuevos desarrollos para las empresas.

La posesión y uso de BYOD hace que puedan mezclarse, en un mismo dispositivo móvil, las actividades personales con las responsabilidades laborales, algo que en un principio podría representar toda una  ventaja (conexión en todo momento y en cualquier lugar), pero que también puede tener consecuencias peligrosas para las empresas.

Mantener la seguridad informática

En efecto, la idea de que un empleado mezcle el uso de perfiles propios en redes sociales como Facebook, Twitter o Linkedin para comunicarse con sus clientes, representa tanto una serie de oportunidades como un conjunto de desafíos. Entre estos últimos aparecen interrogantes como de qué modo mantener la seguridad, cuál es el límite de la privacidad que no se debe franquear por cuestiones laborales, como manejar los antiguos “horarios de trabajo” y una larga serie de etcéteras.

Muchas empresas ya empezaron a implementar soluciones para estos retos, tales como la asignación de códigos y tarjetas de seguridad que permiten unir los móviles propios de los usuarios con la información necesaria de la compañía, reduciendo sensiblemente los niveles de riesgo.

Sin embargo, existe un largo camino todavía por recorrer en el desarrollo de soluciones que permitan aprovechar las ventajas del BYOD neutralizando sus riesgos.

Lo que queda claro, en cualquier caso, es que la forma de trabajar y de incorporar la tecnología en el trabajo ha cambiado para siempre. Será cuestión de seguir monitoreando el tema y estar atentos a las novedades, quizás desde la comodidad de nuestra casa y en cualquier noche de insomnio.

Imagen: @AJ LEON, distribuida con Licencia CC BY 2.0.

Publicado por Equipo de Tendencias Digitales el 13 Octubre, 2015

Para quienes vivimos en la ciudad, la relación con los animales fue siempre un tema complejo. Más allá de un pequeño perro o gato, que podemos albergar en nuestro hogar no sin ciertos sacrificios, la oportunidad de ver de cerca, para conocer y reconocer la vida animal, es una especie de “lujo” reservado a aquellos que se puedan regalar cada tanto un viaje al Caribe para bucear o un safari a algún sitio lejano para ver especies que, de otro modo, solo aparecen en los documentales.

Sin embargo, esta situación está a punto de cambiar de la mano de algunos desarrollos tecnológicos que pueden acercarnos de manera hasta hace poco impensada a la vida y el conocimiento de especies lejanas. Veamos

¡Tiburón!

A pesar de que recientemente circuló la noticia de que muere más gente por tomarse selfies en situaciones riesgosas que por los ataques de tiburones, los escualos siguen siendo, para muchos de nosotros, animales de temer y a los que hay que mirar de lejos.

Y ésa es justamente la idea de Shark Net, una red y una aplicación desarrolladas por la Estación Marina Hopkins que permite etiquetar y “seguir” tiburones desde la comodidad de nuestro living. Tal como reseña una nota reciente del diario El País, la app permite a los usuarios poner nombre a los tiburones. Cada animal cuenta con una biografía y una tarjeta de presentación con su foto. Algunos disponen también de modelos interactivos en 3D y vídeos en tiempo real para conseguir que el usuario se familiarice más rápido con su nueva mascota”.

Otra de las aplicaciones mencionada por la nota es Osearch, que puede seguir por los océanos a unos 47 ejemplares de tiburón gracias a un sistema de sensores que ubican en tiempo real sus posiciones con un altísimo grado de exactitud. Para identificar a cada tiburón, Osearch hace lo mismo que cualquiera de nosotros: les pone un nombre. Así, es posible rastrear satelitalmente y en tiempo real a Yolanda, Oprah, Esperanza o Wyatt, todos tiburones (y tiburonas) que posiblemente estén desayunándose un pequeño pez mientras escribimos estas líneas.

El canto de los pájaros

Si cambiamos de ámbito y salimos del mar por un momento, veremos también que las aves del cielo han merecido la atención de los desarrolladores. La app denominada Guía de las aves e itinerarios ornitológicos de España (un nombre quizás largo para una app) fue creada con el objetivo de informar a quien esté interesado sobre la vidas, conductas y el estados de conservación de unas 563 especies de aves que atraviesan el territorio español en forma habitual u ocasional.

Sin embargo, si lo que uno quiere es saber a qué ave pertenece ese canto magistral que acaricia el oído, lo ideal es que se sirva de Warblr. Al grabar el trino de un pájaro con el celular, la aplicación buscará en su base de datos con qué canto coincide (tal como si fuese una suerte de Shazam de la ornitología) y brindará al observador imágenes y descripciones que le servirán para conocer más de cerca al plumífero amigo.

Como se ve, la vida salvaje ya no está tan lejos como parece. Desde seguir un tiburón por la profundidad del océano hasta reconocer un pájaro con solo escucharlo cantar, la tecnología está acercándonos día a día nuevas posibilidades que hubieran sido la envidia del mismísimo Jacques Cousteau.

Imagen: @Elias Levy, distribuida con Licencia CC BY 2.0.

Acerca de
Tendencias Digitales es el primer blog corporativo de Telefónica de Argentina. Desde 2007 analizando tecnología, empresa y sociedad en la era de los medios sociales
Calendario
Octubre 2017
L M X J V S D
« Dic    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Categorías